La Rioja

La cara más alternativa de Logroño

La cara más alternativa de Logroño
  • Una guía de sitios con encanto dentro de la capital riojana para comprar, comer o salir de una manera diferente dentro de las últimas tendencias menos 'mainstream'

Cada vez es más frecuente encontrar en Logroño bares decorados con mobiliario y objetos curiosos y ambientes eclécticos dentro de nuevos conceptos que son a la vez cafetería, restaurante y bar de copas, en donde los clientes toman un gin-tonic o una pieza de tarta o se sientan en un sofá durante horas con un café y un libro. Locales a la 'última moda' que cuidan el interiorismo y la atmósfera para alejarse de las tendencias más convencionales. La percepción de tienda a la que estamos acostumbrados también está cambiando, surgen nuevas alternativas a las grandes franquicias imperantes: comercios que ofrecen artículos exclusivos, de diseñadores vanguardistas e incluso tiendas que nos remontan a los años sesenta y setenta porque el término 'vintage' tan en boga últimamente también tiene su hueco en la capital riojana.

Negocios que podrían catalogarse como 'hipsters', término imprescindible en el diccionario de todo aquel que quiera estar a la última. Eso sí, estos nuevos emplazamientos conviven con los tradicionales bares de pinchos y negocios más clásicos de la capital riojana.

La primera parada obligada dentro de esta peculiar ruta es La Retro (Calvo Sotelo, 9), un nuevo concepto de cafetería envuelta en una atmósfera de muebles recuperados, y en la que se mezcla moda, vinilos e incluso un espacio gourmet. Una inusual cafetería en la que lo mismo puedes disfrutar de un 'cupcake' o un vino, a la vez que ojeas vinilos o compras libros o prendas de diseño.

Los amantes de la ropa exclusiva, de diseñadores autóctonos y de ciertas tendencias 'retro' y 'vintage' también tienen sus rincones preferidos en la capital riojana. Por ejemplo, en el centro de la ciudad se localiza una tienda de aire romántico. La primera de ellas es Hard Candy (Avenida Portugal, 18), un agradable comercio en el que se pueden encontrar firmas de creadoras riojanas como Peekaboo o Chatanooga y nacionales como Kling, Lachula o Pepaloves, donde predominan vestidos y blusas de aire retro y 'naif' bastante exclusivos y femeninos.

Si nos adentramos en el casco antiguo no podemos dejar pasar tres puntos de interés. El primero de ellos es Le Vintage (San Juan, 28). En la gastronómica y afamada calle San Juan nos encontramos con un escaparate algo inusual en el que impera un corazón hecho de flores y maniquíes con ropa de los años sesenta. Nada mas cruzar la puerta de Le Vintage hay un paraíso para todos los devotos de la moda de las últimas décadas, ya que alberga una gran variedad de cuidadas prendas de segunda mano, rescatadas de su correspondiente época. Una tienda que también tiene género para los armarios masculinos.

Continuamos por la calle Hermanos Moroy para detenernos en dos establecimientos. El primero es Verde Doncella (Hermanos Moroy, 1), un local con mucha historia, ya que anteriormente albergaba Modas Lis cuya apertura se remontaba a 1945. En un interior que irradia personalidad, hoy, podemos encontrar una selección muy especial de artículos que incluye desde ropa y calzado hasta accesorios y menaje del hogar.

Si seguimos caminando por la misma acera, junto al mercado de San Blas, está la tienda de la joven diseñadora riojana Marina Torres, Eme (Hermanos Moroy, 21), en la que esta logroñesa ofrece sus propios diseños bajo la marca 'Nona Papallona', así como prendas de otras firmas. Destacan los originales vestidos de inspiración alternativa, así como una gran variedad de complementos artesanales.

Para paladares 'cool'

Llega la hora de comer, y entre los tradicionales bares de pinchos y los mesones de toda la vida, también hay sitio para nuevas tendencias gastronómicas. La reina gastronómica por antonomasia de la tribu 'hipster' (también tildada de 'gafapastas') es la hamburguesa. Pero no la de cualquier franquicia de las que abundan, sino las hamburguesas más 'chic' y delicatessen posibles. En Logroño hay dos locales de reciente apertura, que están causando furor entre los comensales más sibaritas. El restaurante Bococa (Bretón de los Herreros, 19), de decoración vanguardista con materiales reciclados y cierto aire neoyorkino, presume de servir hamburguesas caseras elaboradas con carnes de La Rioja, y un pan artesano que convierte a estos bocados 'gourmet' en una opción sabrosa y original, sin olvidar los platos vegetarianos.

Y de hamburguesas sigue la cosa, esta vez en 'Burgerheim' (Víctor Pradera, 5) donde es posible probar una hamburguesa Picasso con carne de cordero lechal y jamón ibérico dentro de este pintoresco restaurante, que luce en sus paredes obras de artistas contemporáneos, que además dan nombre a las propias hamburguesas.

Cambiando de tercio, pero justo al lado de Burgerheim, la franquicia Sushicatessem (Víctor Pradera, 3) acaba de abrir sus puertas en Logroño. Los incondicionales de la comida nipona pueden probar recetas tradicionales pero también las más innovadoras como 'niguiris' de pulpo a la gallega o 'japonuggets', piezas de pollo con un toque de soja y jengibre. Además, allí mismo se pueden adquirir productos de alimentación japoneses.

El broche para un día de compras lo ponen propuestas diferentes como el taller de artesanía Dodo Arts and Crafts (Juan XXII, 6) o Corazón de papel (Villamediana, 11) donde se mezclan espacios creativos de tienda y taller, en los que se puede no solo adquirir objetos únicos y originales sino también aprender a hacerlos tú mismo, ahora que cada vez está más en auge el 'Do it yourself'.

Dentro de esta lista de planes alternativos, y haciendo un guiño a los lectores masculinos, no puede faltar una visita a la peluquería 'Álvaro The Barber' (Gonzalo de Berceo 46),en la que su propietario, Álvaro Calvo, puede presumir de haber sido galardonado como el 'Mejor barbero de España', por su habilidad con la cuchilla, que mantiene el afeitado a navaja sin renunciar a las tendencias del siglo XXI.

Noches con estilo

Cae la noche y con ella Logroño ofrece apuestas tan sugerentes como variadas. La primera parada para tomar una copa o un café es el Café La Luna (Bretón de los Herreros 56). Un ya añejo bar en el que es posible acompañar la consumición con exposiciones, actuaciones en directo o cuentacuentos.

Para quienes prefieran el meollo nocturno lejos de locales de música comercial, también hay opciones. Sin movernos de la calle Mayor, hay tres opciones tentadoras. La primera, el Menhir (Marqués de San Nicolás, 106) es uno de los locales que más conciertos propone, así que los seguidores de los últimos grupos 'indies' pueden marcar este bar como referente. A su lado, el Maldeamores muestra como sus señas de identidad la música indie, electrónica y disco, además de exposiciones y sesiones de djs en directo. Y por último, los amantes del sonido de los años 60, el rockabilly, el garage y los clásicos tienen su rincón en Stereo Rock'n'Roll Bar (Marqués de San Nicolás 104), cuyas paredes se llenan de antiguos posters musicales de grupos como Los Ramones, además de un santuario en honor a Elvis Presley.