larioja.com
Domingo, 23 de julio de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares    Página de inicio
PORTADA ED. IMPRESA ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES LA RIOJA

CULTURA
CULTURA
Busca que busca y rebusca(rini)
Casi lleno en el Centro Cultural Caja Rioja para asistir a la presentación de un libro que promete una segunda parte
Busca que busca y busca (rini) las 'autoridades', como en los buenos (o al menos regulares) tiempos tenían guardado el asiento con flamantes «reservado» de cartulina que alguno cubrió distraído con sus posaderas. El público en general respetó la cortesía, que para eso los asistentes eran gente de letras. Ediciones 4 de agosto presentaba el libro Orgullo. Poesía (in)completadel poeta maldito riojano Armando Buscarini. Y lo hizo en el Centro Cultural Caja Rioja de Gran Vía. Allí estaban para hablar José Luis Ollero, el periodista Rubén Marín Abeytua y el filólogo Diego Marín Abeytua, evidentemente hermanos. Ellos son los artífices del busca que busca y rebusca en la vida y obra del poeta ezcarayense Buscarini. Entre las consideradas autoridades, se hallaban en primera fila: Emilio del Río, con una vistosa, elegante y muy estival corbata verde manzana; Francisco Martínez Aldama, con otro de sus sobrios trajes rayados; y Tomás Santos, en camisa y sin calcetines. En la misma selecta fila: José Luis Pérez Pastor y Fernando Sáez Aldana. Javier Bañares prefirió ocupar asiento más atrás, en compañía del 'Faustino' José Luis Fernández de Jubera. Trajeados acudieron el director del departamento de Filología Hispánica de la Universidad de La Rioja, Jorge Fernández López, y el rector de la misma, José María Martínez de Pisón. La presentación del libro fue seguida con relevante interés.
Busca que busca y rebusca(rini)
Fernández, Ollero y Pérez Pastor. / DÍAZ URIEL
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

No se sabe si por la excéntrica, miserable y de algún modo apasionante vida que llevó el protagonista del libro o por la magnífica y espontánea estructura y ejecución en directo de la disertación de Diego Marín. Se dejó ver por allí el nuevo presidente de la Asociación de la Prensa Riojana, Javier Alonso, y también Ana Fernández y Carmen Beltrán. El epílogo de la cita lo puso Martín Nalda, de Sapo Producciones, que leyó unos poemas de Buscarini, dando vida de ficción (y a fe que con cierta verosimilitud) al sin mucha razón llamado poeta maldito de La Rioja. No se lo perdió Julio Arnáiz, del Archivo Municipal, ni Federico Soldevilla, de Amigos de La Rioja. Tampoco Pelayo Sáinz Ripa.

Todo terminó con una retahíla de preguntas, algunas de las cuáles quedaron sin respuesta porque no venían al caso. Claro quedó que el melón de Buscarini -aún con esta interesante y oportuna publicación- apenas ha sido catado. Los hermanos Marín cabalgan de nuevo en busca que busca y rebusca de más producción literaria de aquel loco poeta riojano que lució su pluma en el primer cuarto del siglo XX y que todo apunta a que dará más que hablar y que escribir.



Blogs Chat Foros
Vocento