larioja.com
Domingo, 26 de febrero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares    Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES LA RIOJA
AUDIENCIA
REGIÓN
REGIÓN
Un joven relojero de Herce idea un programa para tocar las campanas desde el móvil
Floren del Molino ya ha registrado la patente mundial El templo de Arnedillo ya está 'conectado'
«Ya podemos estar en misa y repicando», bromea José Luis Moreno Rodríguez, cura de Arnedillo. En la pared de la sacristía de la iglesia de San Servando y San Germán, un moderno cuadro le conecta a través de su móvil con el campanario para programar cada toque, cada repiquete.
A DISTANCIA. Floren del Molino prueba el programa instalado en la iglesia de Arnedillo. / E.P.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
DESDE SU MÓVIL
La empresa: 'Relojes y Campanas Molifer'.

Seguridad: el cura tiene asegurada la confidencialidad de su uso a través de un código personal.

Fácil uso en el mensaje: H (de hora), M (de minuto), D (de día) junto al código del toque que desea programar.

Publicidad

El joven relojero de Herce Floren del Molino ha ideado este programa que permite controlar los toques de campana desde el teléfono móvil del propio cura en cualquier lugar en el que se encuentre. De este modo, puede programar cualquier alteración -defunción, fiestas, etc.- a pesar de no encontrarse en la localidad. Con esta aplicación, Del Molino busca dar respuesta a todos esos sacerdotes que tienen a su cargo varias localidades del mundo rural. Y, también, mantener la tradición del lenguaje de las campanas, que ha regido el día a día de nuestros pueblos, convocando a fiestas, anunciando fallecimientos, alertando de fuegos, indicando las horas a los agricultores...

Tras año y medio de trabajo, Floren ha creado la patente mundial, reconocida por el Registro de Patentes y Marcas, y sonríe satisfecho ante el servicio que ya da el prototipo instalado en la iglesia de Arnedillo. Ahora, busca distribuidores para llegar a distintos países. Porque ya le llegan peticiones desde Alemania y países de Latinoamérica.

Ha sido un año y medio en el que, desde su experiencia como artesano relojero, se ha adentrado en la informática, ayudado por ingenieros y programadores mallorquines. El resultado es un cuadro de fácil uso y que no requiere reforma en la iglesia. En apenas diez días, quedan electrificadas las campanas y acopla martillos para repiquetear y los motores para voltear las campanas. Todo ello queda conectado al cuadro que, a través de su antena especial, recibe los mensajes para cada toque.

De fácil uso

La parroquia cuenta con su propio número, al que el cura manda cada mensaje desde su móvil con una clave que garantiza la seguridad. Desde ese número, la empresa puede controlar su mantenimiento, modificar los toques programados, etc. Su uso es muy sencillo. Así, el cura sólo tiene que escribir un mensaje con la hora, el minuto, el día y el número de toque que desea programar -queda reflejado en una pantalla táctil-. Y directo al campanario.



Sudoku Horóscopo Canal Meteo
Vocento