Nacer con bajo peso se relaciona con más posibilidades de enfermar de mayor

Nacer con bajo peso se relaciona con más posibilidades de enfermar de mayor

La mayoría se recupera al poco tiempo del nacimiento pero un 10% podría recibir tratamiento con la hormona del crecimiento

L. ONTIVEROS

En España, el 5% de los niños nacen «pequeños para su edad gestacional», como se denomina a aquellos que tienen un peso y una talla inferiores a lo que cabría esperar para la duración del embarazo, comparados con las curvas de percentiles, lo que se asocia a una mayor morbilidad en la edad adulta, según un estudio presentado en la I Jornada de Pediatría Privada en Detección del Niño PEG, organizadas por la Fundación Hospitales Vithas Nisa de Valencia y Pfizer.

«El 90% presentará un crecimiento recuperador después del nacimiento, alcanzando una talla dentro de los percentiles para su edad, con lo que no precisarán tratamiento», explica el doctor Javier Miranda, jefe de Pediatría de Vithas Nisa de la Comunidad Valenciana, durante estas jornadas. «Pero el 10% restante será susceptible de recibir tratamiento con la hormona de crecimiento humana recombinante, a partir de los 4 años de edad, con el fin de alcanzar una mayor talla en la edad adulta».

Así, el experto calcula que el 10% de los niños nacidos pequeños para su edad gestacional necesitará tratamiento a partir de los 4 años. Ahora bien, la continuidad del tratamiento dependerá de la eficacia. «Si se observa buena respuesta al tratamiento, se mantendrá hasta la pubertad, cuando se produzca el cierre de los cartílagos de crecimiento y, por tanto, haya alcanzado la talla adulta. Si no hay respuesta adecuada, el tratamiento será suspendido», afirma.

La etiología de los niños PEG es multifactorial y entre las causas más frecuentes están las relacionadas con las madres, como hipertensión materna, diabetes pregestacional, malnutrición o exposición a tóxicos; y luego se cuentan las causas placentarias y las fetales, como enfermedades genéticas, infecciones, malformaciones o embarazos múltiples. «La prevención pasa por actuar sobre aquellos factores que son modificables, como el estado nutricional de las madres y el control de sus patologías antes y durante la gestación», explica el doctor José Juan Alcón, de la Unidad de Endocrinología Pediátrica del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia.

Además, existen otros problemas asociados a los niños nacidos con bajo peso y talla, que pueden manifestarse incluso en la edad adulta, como un adelantamiento de la pubertad, alteraciones cardiovasculares y metabólicas, e incluso alteraciones en el neurodesarrollo. «Desde las consultas de pediatría general debemos estar atentos a posibles alteraciones en estas áreas para actuar sobre ellas precozmente e, incluso, favorecer hábitos preventivos como una dieta adecuada o disminuir el sedentarismo», asegura el doctor Alcón. «Numerosas enfermedades como la diabetes tipo 2, la hipertensión o el síndrome metabólico pueden tener su origen ya en la época fetal relacionadas con este bajo peso al nacer».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos