La Rioja

La generación más 'aplicada'

La generación más 'aplicada'

  • El universo de las 'apps' es el que más desarrollo está teniendo en todo el mundo: dos de cada tres niños de 2 a 5 años utilizan tablets y muchos protenitores tienen en ellas una ayuda en sus tareas cotidianas

En vez de con un pan, parece que ahora los bebés vienen con una tablet debajo del brazo. Cada vez niños más pequeños utilizan la tecnología como si desde el vientre de sus madres hubieran estado chateando y jugando online. Pero no todo vale. Los padres están cada día más concienciados –y en algunos casos también asustados– de la cantidad de contenidos sin control que pueden ver sus hijos a través de internet. Por eso, muchos dispositivos ya cuentan con ajustes de control parental e incluso algunas aplicaciones limitan el tiempo que los niños pueden estar conectados antes de apagarse.

Es el caso de YouTube Kids, una app gratuita para móviles y tablets que filtra los vídeos de la plataforma y permite que los padres la configuren para que la experiencia de sus hijos sea lo más personalizada y controlada posible. "Conscientes de la importancia de YouTube en la vida de las familias españolas, hemos creado esta aplicación pensada para niños de 2 a 8 años con un diseño adaptado a ellos, gratuita y con la que los padres podrán controlar los contenidos online que consumen sus hijos", afirmó durante la presentación de la app en Madrid Manuel Quero, presidente de Alianzas de YouTube.

María Ferreras, directora de Alianzas estratégicas de YouTube explica que "la realidad es que los niños buscan continuamente nuevas formas de entretenimiento". Un reciente estudio realizado junto a Ipsos revela que cuatro de cada cinco niños son multitarea mientras ven la televisión, pero cuando ven contenido online están mucho más concentrados en ello. "Dos de cada tres niños de 2 a 5 años utilizan tablets, por lo que el control parental es muy importante para poder asegurar que el consumo de contenidos lo hacen de una forma segura", afirma Ferreras.

Carlos Biern, presidente de Diboos (Federación Española de Productoras de Animación), destaca que "hay que ser buen padre, también digital", es decir, "que el niño evolucione con las herramientas digitales". Los niños han nacido con ello y saben lo que son las herramientas interactivas, pero "hay que intentar formar niños más activos y más dinámicos no solo en el mundo digital, sino que sepan relacionarse fuera de este universo".

Ferreras se muestra de acuerdo con Biern y afirma que es "responsabilidad de los padres" que los niños hagan todo tipo de actividades y que las virtuales sean educativas y de entretenimiento. "Antes se veía la tele y ahora se consumen vídeos por internet", dice la directora de Alianzas de YouTube. Por eso, es importante limitar el tiempo y las búsquedas, como en el caso de esta aplicación, para que los padres puedan despreocuparse, pero también para que "los niños sean conscientes del tiempo que han pasado jugando o viendo vídeos online".

Un auténtico boom

¿Hay demasiada oferta de aplicaciones para niños? Biern destaca que el universo de las apps es el que más desarrollo está teniendo en todo el mundo dentro de la tecnología para usuarios.

Hay apps para todo. Desde las más "clásicas" como las que ayudan a los más pequeños a aprender el alfabeto, idiomas o a hacer cuentas matemáticas básicas, hasta las que se centran más en el universo parental. Tanto para dispositivos Android como Apple, existen cientos de aplicaciones que ayudan a los padres –enfocadas sobre todo en primerizos– a mediar con sus bebés recién nacidos, a crear ruidos blancos que le den tranquilidad a los más pequeños (que van desde el sonido del extractor de la cocina, hasta el de un grifo abierto o el del corazón de la madre), cocinar las mejores recetas para niños o ayudarles en la difícil tarea de llevarles a la cama y que se duerman pronto.

El presidente de Diboos señala que en países como Asia la educación es cada vez más interactiva y "los niños tienen muchas herramientas en la mochila", aunque en Europa aún "falta recorrido". Es un hecho que los niños ya nacen con estas habilidades digitales "y no podemos dejar de lado el camino interactivo". Eso sí, en opinión de Biern, lo importante es que las apps para niños no sean un negocio, sino una forma de desarrollo y educación.