Vuelta al nivel precrisis

España ha crecido un 0,9% en el segundo trimestre del año, una décima más que el primero, con lo que ha alcanzado el nivel de Producto Interior Bruto (PIB) que tenía antes de la crisis. La noticia es buena pero debemos refrenar la euforia toda vez que, en realidad, estamos constatando una década perdida: de no haber habido crisis, hoy seríamos mucho más ricos. Ha habido, en fin, un importante lucro cesante y millones de empleos no recuperados. En este periodo, la economía ha tenido que adaptarse: si hace diez años, el fuerte crecimiento económico se apoyaba en la construcción, hoy la expansión se apoya en una potente demanda interna y en un activo sector exterior. El turismo está en récord y las exportaciones han despegado. Ambos motores, el turismo y las exportaciones, se benefician de un potente 'viento de cola' coyuntural, por lo que sigue siendo imprescindible el cambio de modelo productivo hacia actividades de alto valor añadido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos