Vuelta al cole

ESTHER HERRANZ EURODIPUTADA DEL GRUPO POPULAR

Llega septiembre y con él el regreso a la normalidad tras el parón estival. En el Parlamento Europeo ya hemos vuelto a ponernos a trabajar en temas que van a marcar el rumbo de la Unión durante los próximos meses e incluso años, como son, por ejemplo, las negociaciones del Brexit.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea tendrá sin duda un impacto económico en la Política Agrícola Común y ya está marcando en gran parte la agenda legislativa de la Unión. La prueba es que la Comisión Europea ha abandonado su idea de presentar una propuesta de reforma de esta política antes de la próxima legislatura, en espera de que se conozca con exactitud el impacto financiero del Brexit. Bruselas, no obstante, nos transmitirá, probablemente en el 2018, una comunicación sobre este asunto para lanzar el debate político. Mientras tanto, otro de los principales temas que tendremos encima de la mesa del Parlamento Europeo durante los próximos meses es la lucha contra las prácticas desleales en la cadena alimentaria, asunto cuya importancia iguala, como poco, a la de la reforma de la PAC. Creo que no tardarán en llegar las propuestas legislativas de Bruselas al respecto, tal y como prometió el Comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, en su última intervención ante la Eurocámara.

Esperamos conseguir una legislación equilibrada en ese ámbito, que garantice a los agricultores mayor protección frente a determinadas prácticas abusivas ejercidas por otros operadores de la cadena. Desde el Grupo Popular Europeo llevamos años defendiendo esta idea y solicitando a la Comisión que presente una propuesta, que se ha demorado mucho debido a la fuerte reticencia manifestada por las autoridades de la competencia europeas.

En los próximos meses tendremos por fin un proyecto encima de la mesa y yo, como diputada española, trabajaré activamente en este asunto teniendo en mente la necesidad de hacer compatible el modelo europeo con el exitoso régimen implantado hace unos años por la Ley española de la cadena alimentaria.

Por otro lado, entre mis tareas para los próximos meses, también tengo la responsabilidad de liderar un informe de propia iniciativa sobre un sector vital para la buena salud de nuestras zonas rurales y la biodiversidad del territorio europeo como es el sector ovino y caprino. En un mes contaremos con la presencia de un experto español en la Comisión de Agricultura que nos explicará la situación de este sector a nivel europeo y expondrá a mis colegas sus preocupaciones de cara al futuro y sobre todo de cara a la próxima reforma de la PAC.

Actualmente nos encontramos todavía inmersos en las negociaciones entre el Consejo, la Comisión y el Parlamento del importantísimo reglamento 'Ómnibus', que modifica la legislación actual en materia agrícola para simplificarla y mejorar algunas de las disposiciones acordadas en la última reforma. Tenemos fuertes esperanzas de que muchas de las propuestas realizadas por España queden reflejadas en el acuerdo final.

Los tiempos que corren en Europa son difíciles, pero los ánimos están altos y me siento con muchas ganas de empezar este nuevo curso, de seguir trabajando en la defensa de los intereses de los agricultores españoles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos