'¡VIVA LA PEPA!'

MANUEL ALCÁNTARA

A pesar de todos los pesares, que cada vez pesan más, el desempleo se ha reducido al nivel de 2009. Es prematuro cantar victoria y sobre todo es difícil hacerlo con la boca llena de proyectos, pero hay que saber alegrarse. Las cosas no son tan malas cuando pueden ir a peor y la encuesta de población activa, menos conocida por la EPA, afirma que la cifra de los que no tienen trabajo y lo buscan donde no hay se ha reducido después de tantos años a menos de cuatro millones de compatriotas. No es discreto preguntar qué clase de trabajo han encontrado. El caso es que lo tienen y no pueden estar de brazos cruzados porque a la mayoría se le caerían las bandejas. Dicho de otra manera: la mitad del empleo se ha generado en el sector de la hostelería bajo el impulso de la magnífica temporada turística. El venturoso caso es que antes no teníamos fuerza para gritar '¡Viva la Pepa!' y ahora nos sobran decibelios para vitorear la EPA.

Los que estamos deseando tener algún motivo para alegrarnos llevamos una mala racha sólo aliviada por Mireia Belmonte, que parece que aprendió a nadar viendo cómo lo hacen las sirenas. A la nadadora catalana únicamente le faltaba esta medalla para completar su colección de oros olímpicos y le llega el momento en el que todos estamos preocupados por Ángel Nieto. El azar es más influyente en cualquier destino humano que el carácter y que el esfuerzo. El mítico campeón del mundo de motociclismo fue un pionero y se dedicó a ganar títulos mundiales jugandose la vida, pero ahora, el accidente de quad, en lo más liso, ha puesto en peligro al rey de las curvas. No sabemos si llevaba puesto el casco obligatorio. Iba a hacer un trayecto corto. «Esperemos que todo vaya bien», ha dicho Gelete, su hijo mayor, a las puertas del hospital. La suerte. Eso es todo. O casi.

Fotos

Vídeos