VIDEOARBITRAJE

MANUEL ALCÁNTARA

Nada ha hecho más emocionante al fútbol que los errores de los árbitros. Cuando acaba el juego, ellos siguen dando mucho juego y discuten toda la semana si el balón traspasó la raya o se detuvo al borde de ella. ¿Por qué no permitir que se equivoquen los árbitros como consentimos que se equivoquen los políticos? Un gol de tacón le ha hecho medias suelas a la selección española y La Roja es la primera de grupo, después de su laborioso empate ante Marruecos. Los goles, que antes se cantaban en el graderío, tienen que aplazar su canción hasta que los agrimensores futbolísticos decreten si el gol fue gol o estuvo a punto de serlo.

Somos una caja de sorpresas. Mientras, Pedro Sánchez se abre a ceder a Urkullu la caja de las pensiones. Los sindicatos y la patronal hablan de ajustes salariales y los aumentos de sueldos pueden llegar al 3%, que no es menos de lo que da una piedra sino exactamente lo que dan las piedras cuando se trata de exprimirlas. La elección del próximo presidente del PP no ha levantado una gran curiosidad, sino una pequeña expectativa. Nadie espera que se superen los 66.384 afiliados que participaron en las antiguas primarias autonómicas, pero a mucha gente lo que le gusta es votar, ya que creen que eso es una señal de que se cuenta con ellos. Los partidarios de la independencia de Cataluña le están haciendo un escrache al Rey, después de hacerle varios desaires. Su finalidad es la de siempre: dejar una España más chica y menos solidaria, pero antes tienen que cargarse la Constitución. Para lograrlo han optado por cuestionar al Rey. No le perdonan su discurso porque escuchar no es lo mismo que oír la aflicción de la patria y se tapan los oídos. Como si eso no fuera con ellos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos