VENEZUELA

LUIS JAVIER RUIZ DAÑOS COLATERALES

Óscar Marcano es un tipo tranquilo. Habla despacio, pausado, eligiendo con detalle las palabras. Cultiva el poco extendido arte de reflexionar primero y articular después un discurso repleto de datos, de detalles, de sólidos y contundentes argumentos. Hablar de Venezuela hoy es fácil. Basta con macerar cuatro epítetos que aporten la proporción adecuada de sufrimiento, violencia y venganza para que el mensaje acapare titulares y aglutine respaldos en redes sociales. Marcano es contundente, pero lo es desde la reflexión.

Vive en Caracas. Hasta la semana pasada podía entrar y salir del país. En la madrugada del viernes cogió un avión en Santiago de Chile para aterrizar en el corazón de la dictadura de Nicolás Maduro. No temía volver a casa, quería regresar a un país institucionalmente fracturado en el que la más violenta de las represiones está a la orden del día. Temía que le cortaran las alas. «Ahora, cuando llegas, te dicen que tu pasaporte está duplicado y te lo requisan. Ese es mi único miedo».

En las Jornadas Futuro en Español de Santiago de Chile habló de la posverdad de Maduro - «vende todos los días posverdad», dijo-, de una falsa realidad paralela que, aseguró, oculta que tres millones de personas buscan comida en la basura cada día o que en un año tres de cada cuatro venezolanos han perdido una media de 8 kilos de peso. Una dieta forzada. Óscar Marcano es periodista y escritor. Dirige la web Prodavinci y en su maleta no hubo sitio para vino chileno, pisco o moais de Rapa Nui. «Tengo que hacer la compra», se disculpó. Una hora después regresó cargado de medicamentos. «He venido con una lista de peticiones. En Venezuela es imposible conseguir lo más básico».

Fotos

Vídeos