Velocidad de crucero

La matriculación de automóviles se incrementó en 2017 un 7,5%, hasta los 1.235.000 vehículos, el mejor dato en una década, aunque sin llegar a los niveles alcanzados en los años 2005 a 2007, cuando se superaron los 1,6 millones anuales. Puede decirse en todo caso que la crisis ha quedado atrás, y así lo han reconocido las patronales del sector que hablan ya de «velocidad de crucero». La buena noticia es relevante en términos económicos por tratarse de una de nuestras principales industrias, con un gran peso en el sector exportador. Con todo, y como ha destacado la patronal de fabricantes, estos niveles de ventas todavía no son capaces de reducir significativamente la edad media del parque móvil español, muy envejecido, que alcanza ya 12 años, una antigüedad que repercute sin duda en la seguridad, en la siniestralidad y en la contaminación. Esta situación justificaría que se mantuvieran las subvenciones a la renovación. El sector está en un momento de cambio tecnológico, con un peso creciente del motor híbrido y asistiendo al nacimiento de coche eléctrico y del vehículo autónomo. Es de suponer que los hábitos de consumo cambiarán, pero el transporte siempre desempeñará un papel que en todo caso habrá de adaptarse a los condicionamientos ambientales, que cada vez serán más rigurosos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos