El valor de ser interina docente

La reivindicación de que se reconozca la experiencia no es particular para unos pocos. No es nominal, es una defensa de reconocer el trabajo realizado

El colectivo interino está en un momento difícil en lo que se refiere a la valoración de su trabajo y en la defensa de sus derechos. Primero porque desde la administración autonómica educativa llevan muchos años sin convocar oposiciones con el número adecuado de plazas y especialidades, lo que imposibilita totalmente acceder a un puesto de trabajo. Y sin oposiciones se perpetúa el trabajo inestable y a los interinos se les somete a un régimen de rotatividad laboral que dificulta su propia labor docente (cambio de centro, de alumnado, imposibilidad de realizar un trabajo continuado).

La función de un funcionario interino es cubrir ausencias temporales. Actualmente con más de un 30% de personal interino docente en La Rioja esta función ha pasado a ser secundaria y son trabajadores con el mismo desempeño que los funcionarios de carrera, pero en desigualdad de derechos (y si además eres mujer la discriminación es mayor).

Cuando presionada desde Europa España debe rebajar su tasa de interinidad al 8%, se firma un acuerdo con determinados sindicatos que no garantiza la estabilidad del colectivo interino y no cuida a quien tantos años ha ejercido su profesión de igual forma que sus compañeros funcionarios de carrera.

En la comunidad de La Rioja se empieza este curso con unas negociaciones de convocatoria de oposiciones, que si bien empiezan siendo cortoplacistas y escasas, culmina, con presión del STE-Rioja, entre otros, con una oferta que abarca desde 2018 hasta 2022 y con un numero de plazas más amplio, aunque no suficiente.

Sin embargo, la razón fundamental por la que el STE-Rioja no firma esta oferta de empleo es por la falta de voluntad de la administración de incluir la más mínima medida que favorezca al colectivo interino. En este sentido, una lucha histórica de los STE, ha sido el acceso diferenciado. Ni la administración ni ningún sindicato han apoyado nunca esta medida.

El acceso diferenciado a la función pública es una modalidad para acceder a ser funcionario que brinda una oportunidad al profesorado interino al tiempo que evita la competencia desleal entre trabajadores con experiencia docente y los recién titulados. Consiste en ofertar un porcentaje de plazas (vacantes ocupadas por personal interino) en un turno restringido del concurso oposición (en el que participarían aquellos interinos con unos determinados años de experiencia docente) mientras las restantes plazas (jubilaciones y plazas de nueva creación) saldrían a turno libre.

Las convocatorias restringidas no son una novedad, y tienen cabida dentro del EBEP (Ley 7/2007), es una cuestión de voluntad política.

Cuando los STEs, tanto a nivel estatal como aquí en La Rioja, defienden una y otra vez este acceso diferenciado y la respuesta es un no, entramos a valorar otras medidas que favorezcan la consolidación del empleo interino: pruebas no eliminatorias, mayor porcentaje de la experiencia docente, etc. medidas que tampoco han sido aprobadas por la administración.

Llegados a este punto, tal vez merece la pena hacer una reflexión de por qué tanto hincapié en favorecer a un colectivo (el de interinos con ciertos años de experiencia) frente a otro (nuevos aspirantes a docentes), porque a veces da la sensación que favorecer a unos es perjudicar a otros y se cuestionan estas medidas en base a que todos tienen los mismos derechos. Y siendo esto cierto, la reivindicación de que se reconozca la experiencia no es particular para unos pocos. En cada momento serán diferentes personas quienes se vean reconocidas por esta circunstancia. No es nominal, es una defensa de reconocer el trabajo realizado. Creemos además que la experiencia en educación es un factor importante y hay que valorarla. Y como sindicato, y en este momento de irresponsabilidad de la administración, defendemos también a los trabajadores que tras años de servicio como interinos sin oposiciones convocadas, vayan a quedarse en la calle, en algunos casos con más de 50 años y una larga experiencia docente, inútil en el mercado laboral, y desaprovechada si quedan fuera. No se trata de regalarles nada, es valorar su experiencia y dedicación a una 'empresa' (que es la Administración riojana de educación) que no ha sabido ni cuidar a sus trabajadores ni revertir su trabajo en la escuela.

A día de hoy, la oferta pública de empleo docente para este año 2018 ha resultado finalmente de 78 plazas (frente a las 137 de inicio). Muchas personas que llevaban meses preparándose y estudiando las especialidades anunciadas se presentarán en otras comunidades autónomas o seguirán quedando en interinidad aquí. En cualquier caso, recursos humanos que se van o que continúan sin estabilizar.

Por todo lo dicho, por la labor que desempeñan, y ante la falta de consideración laboral y personal, el STE-Rioja continúa defendiendo al colectivo interino, luchando por sus derechos laborales y reconociendo siempre su labor docente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos