Treinta años de Mujeres Riojanas Progresistas

«Hemos estado siempre, durante estos treinta años, defendiendo los derechos de la mujer, exigiendo la igualdad real entre hombres y mujeres. Y desde el inicio la lucha contra la violencia de género ha sido una prioridad»

Siendo las 17 horas del día 15 de febrero de 1988, se reúnen en Asamblea constituyente...» Así, con estas palabras comenzó, hace 30 años la andadura de Mujeres Riojanas Progresistas.

Fue creada por mujeres feministas y comprometidas cuyos fines eran promover las acciones que fueran encaminadas a conseguir los derechos de las mujeres reconocidos por nuestra constitución de 1978 y para que fueran realmente ejercidos como tarea prioritaria del Gobierno de la Nación y de nuestra Comunidad Autónoma. Algo que sigue siendo una asignatura pendiente, aunque se ha avanzado mucho, como se puede advertir en un tema de tanta actualidad como la brecha salarial o en la aparición del movimiento #MeToo que visualiza y denuncia las agresiones y el acoso sexual.

Hemos estado siempre, durante estos 30 años, defendiendo los derechos de la mujer, exigiendo la igualdad real entre hombres y mujeres. Junto con otras entidades feministas hemos sido cómplices de la redacción de la Ley contra la Violencia de Género, la Ley de Igualdad...etc. Leyes pioneras y referentes en el mundo. Hemos defendido la ley vigente de salud sexual y reproductiva y de interrupción del embarazo cuando no hace tanto, fue puesta en peligro, sumándonos a las acciones del tren de la libertad.

Desde Mujeres Riojanas Progresistas hemos visibilizado a las mujeres de la ciencia, de la cultura, de la política, hemos formado en igualdad, empoderamiento, empleo, asociacionismo e inmigración a las riojanas mediante programas nacionales, regionales y locales, lo que nos ha permitido tejer redes con otras entidades de mujeres y hombres que luchan como nosotras por la igualdad efectiva de la sociedad, como lo es la Plataforma 8 de Marzo.

La lucha contra la violencia de género, desde el inicio, ha sido una prioridad, de forma conjunta con la Federación de Mujeres Progresistas (FMP) a la que pertenecemos, lo que nos ha facilitado contar con un servicio jurídico y psicológico para mujeres de nuestra región, a la vez que hemos sido la voz de las múltiples campañas en contra de la desigualdad que sufre la mujer.

Pero hoy en especial, veo necesario reconocer el trabajo de mis compañeras, todas las Mujeres Riojanas Progresistas, las que formaron parte de la asociación y que pasaron el testigo y las que lo formamos ahora, porque ellas son las protagonistas del trabajo que supone organizar cursos, programas y charlas, editar publicaciones y nuestra revista en La Rioja, a demás de la participación y presencia en plataformas, mesas y consejos de mujer, a todas nosotras... ¡Gracias! Y que ¡vivan las mujeres progresistas!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos