COMO LA TELE

MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ EL TRAGALUZ

TVE estrenó el pasado viernes un nuevo formato televisivo: el 'gerontoreality'. Se llama 'Hotel romántico', un programa de citas en el que sus participantes tienen edades comprendidas entre los 55 y los 73 años. Y me resulta curioso, porque la tele pública ha innovado su oferta con una propuesta arriesgada, desde luego, pero que probablemente le aportará buenos datos de audiencia teniendo en cuenta que España es un país cada vez más envejecido. Ahí había un nicho de espectadores y TVE ha sabido atenderlo. Me imagino a los programadores de las teles privadas tirándose de los pelos por dejar escapar ese flanco.

En efecto. En España fluctuamos entre la tragedia de que nazcan pocos niños y el júbilo de que cada vez retrasemos más nuestra cita definitiva con la figura esquelética, encapuchada y asida a una guadaña. Cada vez se necesitan menos guarderías y más centros de mayores. Menos pediatras y más geriatras. Menos columpios en los parques y más elementos para practicar ejercicios saludables que ayuden a menguar los afecciones que conllevan las enfermedades degenerativas.

A eso es a lo que se enfrenta una sociedad avejentada. La Rioja lo es. Como informa este diario en su edición de hoy, la agencia Fitch certifica el 'invierno' demográfico por el que atraviesa nuestra comunidad, si bien traslada un mensaje esperanzador: nuestra economía tiene potencial para generar los recursos que permitan soportarlo. El Gobierno regional también lo cree, pero fija su atención en los fondos que están en juego en la mesa de financiación autonómica. Como TVE, quiere hacer la mejor cuota de pantalla en la parrilla nacional.

Fotos

Vídeos