El sueño de un joven desempleado

MARIO PÉREZ MARTÍNEZ

Soy un... ¿joven? que a mis veintiséis años nunca ha tenido un trabajo. Hace ya unos años decidí dejar los estudios y encaminar mi vida por el mundo laboral.

Recuerdo la mañana en la que recorrí las ETT de esta ciudad para dejar mi parco currículum, esperando que pronto se me ofreciera un empleo. Pero fueron pasando los días, las semanas, los meses y los años, y la esperada oferta nunca llegó.

Últimamente he realizado algunos cursos con prácticas en empresas y durante éstas he tenido la esperanza de que una vez terminadas me contratarían, lo cual no ha ocurrido. También he tenido alguna entrevista de trabajo, y durante días he esperado con ansiedad una llamada de teléfono, pero éste no ha sonado.

No faltan momentos de desánimo en los que me siento culpable de mi situación, pero cuando me encuentro con algún antiguo compañero de colegio, compruebo que su suerte no difiere mucho de la mía.

Algunas noches sueño que tengo un trabajo, una familia, y que voy a recoger a mis hijos al colegio como -con no muchos años más de los que yo tengo- hacían mis padres conmigo. Y cuando despierto no puedo evitar preguntarme qué tiempos son estos donde lo que no hace muchos años era normal queda hoy relegado al mundo de los sueños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos