Subida de las pensiones

El Gobierno decía que no se podían subir las pensiones con el IPC, pero resulta que sí que puede y ha renunciado a los dos elementos básicos de la reforma de las pensiones que aprobó en solitario en 2013. La necesidad ineludible del apoyo del PNV para la aprobación de los Presupuestos del Estado le ha forzado a aceptar subir todas las pensiones con el IPC en 2018 y 2019, y retrasar la entrada en vigor del factor de sostenibilidad (que recortaría las nuevas prestaciones) hasta 2023. La Comisión del Pacto de Toledo ya había decidido por consenso recomendar la sustitución del actual Índice de Revalorización de las Pensiones por otro mecanismo en el que el IPC sea el elemento 'troncal'. Con esta renuncia, al menos temporal, ganan los pensionistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos