Subida del SMI

El Gobierno deberá aprobar antes de fin de año el Real Decreto que fija el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2018. En 2017, lo subió un 8%, hasta los 9.908 euros anuales, y consiguió a cambio el apoyo del PSOE para aprobar los objetivos de estabilidad -el reparto del déficit entre Administraciones- que es el punto de partida para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Ahora, el Ejecutivo se plantea una estrategia plurianual que permitiría subir el SIM hasta los 12.000 euros anuales en tres años. Uno de los objetivos enunciados este año por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha sido lograr una subida de los salarios, que todavía no se ha consumado (las rentas salariales mantienen su baja participación en el PIB) a pesar de la buena marcha general de la economía. La subida del SMI va en esta dirección y acelerará sin duda la recuperación de los niveles salariales anteriores a la crisis. Además, la medida tiene otros efectos benéficos: reducirá la inaceptable pobreza laboral, activará la demanda interna e incrementará las cotizaciones sociales, un refuerzo para la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos