NUESTROS SINDICALISTAS

MANUEL ALCÁNTARA

Hacer pública la vida secreta de Puigdemont puede ser atrayente, pero sólo atrae a los más curiosos. Ahora se divulga que el terco separatista vive en un hotel de tres estrellas, que vale, aunque mejor sería decir que cuesta, cien euros por noche, aunque el amanecer está lejano. Bien protegido por sus fieles, lo que el separatista más visible ha buscado siempre se lo ha encontrado gratuitamente y ha dicho que no desea repetir elecciones porque lo que quiere es internacionalizar el 'procés' y dejarse de catetadas. Mientras, UGT y CC OO se hacen cargo de la doctrina independentista y Cristóbal Montoro, que sigue siendo nuestro ministro de Hacienda y Función Pública, acepta que al PP «le pasa algo», aunque no sepa exactamente qué es lo que le pasa. Tampoco nosotros lo sabemos, porque estamos llenos de verdades que no nos sirven para vivir, mientras don Carles vive en el Adagio, un apartahotel de tres estrellas y confiesa que no quiere repetir elecciones. ¿Qué hacen UGT y Comisiones, volvemos a preguntarnos los que no vivimos de la política y nos resistimos a morir de ella?

Los sindicalistas han encabezado la marcha por la libertad de los presos del llamado 'procés', que dicen que ha sido un éxito bastante descriptible, sin tener que hacer exageraciones. La marcha congregó a miles de personas en Barcelona pidiendo la libertad de los políticos secesionistas aprisionados, que, aunque sean muchos, no son todos los que protestan, porque Cataluña está partida y es muy difícil entenderla desde lejos, aunque sea imposible hacerlo desde ella misma. Lo curioso es que Puigdemont cada vez sale más contento en las fotografías. Los dos grandes sindicatos españoles se han unido, por primera vez, a los separatistas. Dicen que España vive una involución democrática.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos