Se sigue creciendo

El Banco de España ha calculado que el crecimiento económico en el cuarto trimestre ha sido del 0,8 %, igual al registrado en el tercero, ya que el mejor comportamiento del sector exterior habría contrarrestado el menor crecimiento de Cataluña, en la que se habría frenado el consumo interno y cuya actividad turística se habría visto afectada por la incertidumbre. En cualquier caso, el retraso de Cataluña con respecto al promedio estatal sería escaso ya que, según el modelo de predicción de la AIReF, esa brecha podría ser solo de una décima (0,7 % en Cataluña frente al 0,8 % de España), tras actualizar ayer el cálculo con los últimos datos del INE sobre el comercio minorista catalán en noviembre, mejores que los de octubre. Según el ministro Montoro, este comportamiento aceptable, después de todo, de la economía catalana se ha debido a las medidas tomadas por el Gobierno en Cataluña, que han dado seguridad y estabilidad a los agentes económicos. De ahora en adelante, si la normalización política vuelve a Cataluña, el quebranto -la marcha de miles de empresas- será reversible y por lo tanto relativamente inocuo a largo plazo. Pero el recíproco es cierto: si continúan la inestabilidad y el caos, el bienestar de la comunidad autónoma se resentirá inexorablemente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos