¡Santiago, y cierra España!

JOSÉ RAMÓN MONGE UGARTE

Celebramos hoy la fiesta de Santiago Apóstol y se me ocurre celebrarla con ese grito, en sus inicios guerrero, de «¡Santiago, y cierra España!». El lector curioso podrá encontrar amplias explicaciones recurriendo a José María Iribarren ('El porqué de los dichos') o a Néstor Luján ('Cuento de cuentos'). Incluso los puristas del lenguaje verán que las comas no son cosa de broma sino que tienen sentido dónde o cómo se colocan. Pues bien, como no estamos en tiempos belicosos, al menos en nuestro entorno, quiero sacar a colación lo que dice nuestra Real Academia en su Diccionario de 2001 (22 edición) porque en la 16ª acepción añade: «cerrar: apiñar, agrupar, unir estrechamente» o sea, que no se trata de levantar los Pirineos, ni de cerrarnos al mundo, sino de mantener una España unida pero con los ventanales abiertos y dispuesta a dialogar y a enriquecerse con proyectos e ideas nuevas, o sea, abierta a la cultura y a la educación en el mejor sentido de estas venerables palabras. Y que la ofrenda de los Reyes al Apóstol sirva para algo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos