SALÓN RIOJA

MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ

Tuvo su punto, sinceramente. Como para llorar de la risa... o de dolor. Salón Rioja' se llama el espacio del edificio 'Ibercaja Patio de la Infanta' de Zaragoza, que el pasado jueves acogió la celebración de una jornada sobre la conexión ferroviaria de los ejes Atlántico-Mediterráneo. Ese corredor fundamental para el transporte de mercancías y pasajeros, priorizado por Navarra ante la UE hace seis años para obtener fondos de las ubres comunitarias y en el que La Rioja se mantiene como una infeliz cenicienta. El foro fue eminentemente técnico, pero en él no faltaron representantes políticos de los territorios que atravesará el futuro eje. Bueno, sí, no hubo riojanos. Ni un alcalde o alcaldesa que echarse a la grabadora.

El recochineo comenzó ya con el 'canutazo' previo a la prensa antes de la jornada: «Ministro -le preguntó este periódico-, hablan de seis comunidades, pero La Rioja no está». «Sí, sí, está», replicó De la Serna. Vale, aceptando pulpo como mascota. «¿En los mismos plazos que Navarra?», le repreguntamos. «Quédese a la presentación y lo sabrá», contestó. Y nos quedamos... con un palmo de narices, escuchándole equiparar la situación de ambas ejes ante un auditorio que, visto lo que vimos, desconoce la desazón que este asunto provoca en nuestra tierra. Y, por supuesto, ni una palabra sobre los plazos.

Menos mal que allí estaba el presidente de la Cámara de Comercio de La Rioja, José María Ruiz-Alejos, quien advirtió al desinformado auditorio del 'matrix' presentada por De la Serna. Tras escuchar entristecido cómo su colega navarro lamentaba «las largas» del Gobierno foral a su vía por presiones políticas, sólo necesitó cinco minutos para desmontar la exposición del ministro y denunciar el aislamiento de La Rioja. Soberbio.

Fotos

Vídeos