'LA RIOJA, PROVINCIA Y REGIÓN DE ESPAÑA' Y REGIÓN DE ESPAÑA

MARCELINO IZQUIERDO - EL CRISOL

Con la muerte de Felipe Abad León, pierde La Rioja a un trabajador incansable por divulgar las señas de identidad y la historia de su comunidad autónoma, un hombre que siempre tuvo tiempo para rebuscar hasta en los archivos más recónditos y al que nunca le pudo la pereza a la hora de plasmar sus conocimientos negro sobre blanco en miles y miles de hojas y formatos. Y pese a este sobreesfuerzo de divulgación, escritura y edición, La Rioja también pierde la memoria de este sacerdote arnedano, un gigante disco duro que atesoraba infinitos conocimientos. Porque en una región en la que casi todo queda por investigar y poner en valor, que un cronista tenga en su mochila más de cincuenta libros publicados y centenares de artículos no deja de tener un mérito inconmensurable.

Tuvo además Felipe Abad un papel clave en los inicios del proceso autonómico riojano, no tanto en su consolidación orgánica y política -explica el escritor Jesús Vicente Aguirre- como a la hora de moldear un marco histórico determinado. En la transición, Abad León desenterró el movimiento 'provincialista' riojano del siglo XIX, oculto durante el franquismo, y supo poner en valor historias, leyendas, geografía y citas de autores como Fray Mateo de Anguiano, Casimiro Govantes, Pascual Madoz o Sebastián de Miñano, lugares comunes de una tierra que existía pero que todavía no era. De hecho, su libro 'La Rioja, provincia y región de España' (1980) sigue siendo uno de los más consultados entre quienes investigan el pasado reciente de esta tierra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos