EL RESPONSABLE

MANUEL ALCÁNTARA

Lo que más nos preocupa no es la despoblación, aunque de los 8.100 municipios que hay en España, un gran número pueden llegar a eso que llaman 'extinción demográfica', sino el fichaje de Morata. El Chelsea va a pagar 80 millones de euros y eso es una razón suficiente, aunque no sea razonable. El joven jugador había insistido en su deseo de irse del Real Madrid para convertirse en el jugador español más caro de la historia. Como siempre que se discute de dinero, la balanza juega a favor de quien más dinero tiene, sobre todo si sabe arriesgar lo que no es suyo, sino de los hinchas que guardan más parecido con las personas normales, hasta el punto de confundirse con ellas. Lo curioso es que España, que está a la cola de países de la OCDE en la lucha contra la pobreza, siga en la puja futbolística que se traen los más ricos. Incluso Ángel María Villar, que parecía eterno, antes de descubrirse que habían inflado las cuentas de la Federación en 50 millones más o menos, aunque más bien más. El fútbol ha venido siendo una mina hasta que les ha explotado en el área a los jugadores de ventaja. Eclipsa cualquier otro asunto. La prueba es que seguimos hablando del balón cuando nadie se acuerda de Miguel Blesa, ni se hagan conjeturas si se suicidó o lo suicidaron.

El Gobierno intenta conectar la responsabilidad en Junqueras, ya que le ha fallado Artur Mas como culpable único. ¿Quién va a pagar los gastos de la consulta independentista mientras nos cuentan que era ilegal, además de ser ilegítima? El 1 de octubre se acerca por sus malos pasos contados y la zarabanda de millones sigue su curso, después de haber desbordado todos los ríos. La Generalitat garantiza que los Mossos no cumplirán la ley, pero no hay que buscar un único responsable del barullo. Los irresponsables somos todos, menos Morata, que ha nacido de pie y con un balón en cada uno de ellos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos