EL RESCATE

MANUEL ALCÁNTARA

Hay más náufragos que salvavidas y la mar o el mar, que nadie sabe si es niño o niña, sigue siendo igual de grande y de ancha. No es un problema de hospitalidad, sino de sitio. ¿Qué les habrán contado a los inmigrantes para que arriesguen su vida queriendo venir a Europa? Italia ha lanzado su SOS para que apoyen el rescate, que es el sueño de muchas noches de verano y de cualquier otra estación del año, pero no hay más paraísos que los fiscales y esos están ocupados todos. España ha tenido que advertir de que la solución debe ser europea y no bilateral, siguiendo el ejemplo de Italia. En la divina península no se cabe y en la humana ínsula ibérica tampoco, pero eso de creer que todos los problemas tienen solución es una manía que conduce a otros errores, ya que todos parten de lo que Luis Cernuda llamó «el error de estar vivo». ¿Saben los inmigrantes que el sueldo medio de los que logran colocarse no llega a los 1.000 euros al mes y de ahí tienen que pagar su comida y su dormida? Que nadie se llame a engaño, porque la mentira es la mejor propagandista. Los inmigrantes, en su inmensa minoría, comprueban que aquí no se atan los perros con longaniza porque la han comido los inmigrantes que llegaron primero. ¿Qué pensarán ellos de nuestras cuitas caseras? La curiosa interpretación del protocolo dejó fuera al Rey emérito don Juan Carlos, quizá para que todos comprendiéramos el tamaño de la ingratitud.

La llamada república independiente catalana está elaborando su segundo borrador, ya que el primero no le salió a gusto de todos los separatistas. De aprobarse esta ley tendrá que rescatar el Gobierno a muchos españoles a los que les llega el agua tibia al cuello y no tenemos tragaderas para tanto. ¿Se aprobará esa ley antes de que haya un referéndum? ¿España será más que pequeña este mismo julio?

Fotos

Vídeos