LOS RECHAZOS

MANUEL ALCÁNTARA

Hemos llegado a la conclusión de que el que la hace debe pagarla, pero a condición de que la paguemos nosotros. España está llena de fracturas y de facturas. Nos hemos despertado mal del sueño separatista, pero Puigdemont sigue ahí. Mientras, el PSOE y el PSC rechazan, más o menos airadamente, cualquier tipo de pacto con los secesionistas. Como únicamente quieren dialogar con personas decentes tiene que recurrir a su otro yo, que por cierto son varios. Pascual Maragall y José Montilla se han quedado muy antiguos, pero sus fantasmas han renovado las sábanas, que no asustan a nadie porque están agujereadas y se sabe quienes están dentro. Por eso, el Supremo asumirá la causa de la Audiencia Nacional contra el Govern. El asunto es preocupante, pero a nosotros lo que nos preocupa no es el curso de los acontecimientos, sino el curso de los ríos. Aquellos claros caballeros de rocío ya no son guerreros de relente. Están secos como la imaginación de nuestros políticos y la Virgen de la Cueva no se digna a salir de su guarida.

El presidente del Gobierno, que nunca ha alardeado de audacia, presume ahora de no ser timorato y nos recuerda que cesó a todo el Govern. Yo estoy contento porque Rosa Montero, a la que conocí cuando ella tenía 19 años, haya ganado el Nacional de las Letras. Brindo por ella. Soy tan viejo que conocí a su padre, que era un tipo valiente y simpático, con el que he tomado más de una copa, pero menos que nuestra sed. Esto de saber alegrarse con las cosas buenas que le pasan a otros no me lo quita nadie, por muchos acuerdos que se rechacen. Rajoy ve a Puigdemont y Junqueras «inhabilitados políticamente». Ya era hora, hasta en los relojes parados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos