Rechazo al banco malo

El Ecofin echó por tierra ayer la propuesta de creación de un banco malo europeo, respaldado con la garantía de fondos públicos, que compraría a las entidades los créditos tóxicos. Es decir, una réplica a escala comunitaria de la Sareb española. La idea, que hubiera beneficiado sobre todo a Italia, fue lanzada por el presidente de la Autoridad Bancaria Europea, Andrea Enria, precisamente un italiano, pero Alemania y Holanda, los países que más resistencia plantean a la mutualización de riesgos, no han pasado por el aro; Schäuble se ha mostrado irreductible. Si la idea sale adelante, no será para socorrer a un país sino para prevenir crisis futuras. Hay un billón de euros en créditos «improductivos» en los países de la UE, un nivel nunca alcanzado hasta ahora. El plan europeo consiste en mejorar la supervisión bancaria, desarrollar mercados secundarios de préstamos improductivos -que no estarían hasta finales de 2018- y avanzar en la reestructuración del sector financiero.

Fotos

Vídeos