Más presión migratoria

Mientras el 'Aquarius' llegaba ayer a Valencia con 630 inmigrantes, los dispositivos de Salvamento Marítimo mantenían la alerta ante el goteo de pateras, más de setenta, que irrumpieron a lo largo del fin de semana en el mar de Alborán, en el aguas del estrecho de Gibraltar y de Canarias, donde se recogieron a 1.290 inmigrantes, cuatro perdieron la vida y 63 estaban desaparecidos. Tal acumulación de llegadas en un solo fin de semana no había tenido lugar desde 2006. En lo que va de año han ingresado por el sur peninsular más de 13.200 'sin papeles'. La estabilización política española, con un Gobierno menos rígido que el anterior, así como el buen tiempo, que al fin ha llegado, son factores que animan a los inmigrantes y a las mafias que les facilitan el acceso. Pero la presión que llega desde Marruecos significa que Rabat quiere recordar al nuevo Gobierno que el asunto está en sus manos. Urge, en fin, una visita de cortesía de Pedro Sánchez a Rabat y una nueva negociación inteligente para frenar este flujo insostenible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos