El precio del martirio

Pedro Sánchez empieza a apuntar como jinete ganador, avalado por las últimas encuestas

MARGARITA SÁENZ-DIEZ

Los que decidieron cargarse a Pedro Sánchez no podrían imaginar que el regreso a la política del defenestrado acercaría al PSOE a la Moncloa. El cóctel explosivo de aquel martirio injustificado y el hartazgo de más de lo mismo, no son ajenos al crecimiento del Partido Socialista en intención de voto. Es más, si a Sánchez no le hubieran cortado la cabeza, la situación sería otra. Aquel joven inexperto al que dejó plantado la mitad de su equipo de Gobierno ¡hace menos de un año!, que irritaba a muchos barones de su partido que lo consideraban un seguro perdedor, resulta que ahora saca la cabeza (24,9%) en el ranking de intención de voto, elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Aquel PP que denigraba al impertinente aprendiz, siente ahora su aliento casi en el cogote. Claro que, los méritos contraídos por no admitir inciertos manejos de miles de millones de euros acaban pasando factura. Y aunque el partido del Gobierno siga en cabeza (28,8%), la pérdida de apoyos muestra su testarudez. El tercer lugar que consigue Unidos Podemos (20,3%) no debe inquietar a quienes teman un Gobierno de coalición. Sumados estos apoyos con los que alcanza el PSOE da mayoría, pero eso no prefigura, ni de lejos, un Gobierno de coalición. Faltan más de dos años para las elecciones generales, el futuro está escrito en arenas movedizas y los actuales pactos parlamentarios entre ambas fuerzas son puntuales.

Aunque la coalición de gobierno preferida, según Metroscopia, sea la de PSOE y Unidos Podemos (31%), Pedro Sánchez no ignora los agresivos intentos de Pablo Iglesias por convertir al socialismo en un partido subalterno. Y como apuntan los expertos, buena parte de los votos socialistas que abandonaron el barco estarían de regreso.

La exigencia de ocupar la vicepresidencia y los ministerios claves en un hipotético ejecutivo conjunto, justo en el momento en que Sánchez recibía de Felipe VI el encargo de formar Gobierno, no será olvidada por el equipo que hoy gobierna desde la sede de Ferraz, en Madrid. La base de datos del barómetro del CIS, es decir las encuestas personales a casi 2.500 ciudadanos se realizaron a comienzos de abril. Dos meses antes de que Sánchez fuera reelegido secretario general. Más de tres meses después, el 26 de julio, Mariano Rajoy compareció ante la Audiencia Nacional para decir más de lo mismo sobre la financiación irregular de su partido.

Dos acontecimientos cuyo impacto conoceremos. Como también, la repercusión que ha tenido que el Congreso del PSOE proclamara que España es un Estado con varias naciones pero una sola soberanía. Cuestión que fue subrayada por Sánchez en su discurso de aceptación y cierre, del que ha hecho caso omiso el reciente congreso del PSOE de Andalucía.

Fotos

Vídeos