Portazo en educación

El PSOE se levantó ayer de la mesa de negociación del Pacto Educativo después de quince meses de reuniones de la subcomisión creada a tal efecto, con el argumento de que el Gobierno no está dispuesto a aportar la financiación suficiente, que a su juicio ha de ser como mínimo del 5% del PIB, que nos situaría al nivel de otros países europeos. En la actualidad, se destina a Educación el 4% y, según el plan de estabilidad remitido a Bruselas, lo proyectado es apenas el 3,67% del PIB. El Pacto Educativo debería perseguir dos grandes objetivos: mejorar la calidad de la educación para elevar la productividad del país y adoptar un modelo educativo por consenso de forma que se ponga fin a los vaivenes que origina cada alternancia. En este marco amplio, la financiación resulta esencial pero sólo sería una parte de una materia de negociación muy ardua y compleja. Acordar es difícil pero las fuerzas políticas tienen de la ciudadanía el mandato de conseguirlo en este asunto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos