Policía política

La comisión parlamentaria de investigación sobre el uso partidista de los recursos del Ministerio del Interior bajo el mandato de Jorge Fernández Díaz llegó ayer a sus conclusiones. En una de ellas, aprobada lógicamente sin el acuerdo del PP, se asegura que «se creó una estructura policial», con el objetivo de «obstaculizar la investigación de los escándalos de corrupción que afectaban al PP», así como para «el seguimiento, la investigación y persecución de adversarios políticos». En el texto se califica de «inaceptable» la utilización «partidista de los efectivos de Interior, con un abuso de poder que quebranta las reglas esenciales de la democracia y del Estado de derecho». Sin embargo, aunque las infracciones descritas pueden tener relevancia penal ya que se habla de falsedad de pruebas y otras irregularidades, el PSOE, PNV y Ciudadanos se han opuesto a remitirlas a la Fiscalía del Estado porque «no era este el objetivo de la Comisión». El PP ha tachado de «sainete» a la comisión. Desde luego, la función se ha resuelto sin consecuencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos