Podemos, tras los críticos

Carolina Bescansa, una de las fundadoras esenciales de Podemos, experimentada socióloga y politóloga, ha sido purgada por su organización, que la ha relevado de la Comisión Constitucional del Congreso. El pecado de Bescansa ha sido reprochar a su partido que siempre aparezca junto a los independentistas catalanes, sin presentar al mismo tiempo un proyecto político para el conjunto de España. La activista gallega, que no apoyó incondicionalmente a Pablo Iglesias en su pugna con Errejón en Vistalegre II, había manifestado este criterio sobre la cuestión catalana a puerta cerrada, lo que le ha hecho perder definitivamente, al parecer, el favor del líder. Y ayer hizo pública su opinión disidente. Defenestrar al disidente está sucediendo con demasiada frecuencia en Podemos, cuyas tácticas sugieren ya un problemático culto a la personalidad. Bescansa no puede ignorar, en todo caso, que la simpatía de Iglesias hacia el independentismo está relacionada con la hostilidad que profesa al 'régimen del 78', que se debilita por el intento de secesión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos