Poca huelga

La huelga convocada en Cataluña por un sindicato minoritario (Intersindical-CSC, cuyo líder fue condenado por el asesinato del empresario Bultó) y no respaldada por las grandes centrales CC OO y UGT, ha tenido un muy escaso seguimiento y habría pasado prácticamente inadvertida si no hubiera sido por los problemas de movilidad provocados por la actuación de piquetes que han cortado carreteras y ocupado algunas vías ferroviarias. Donde más se han notado los paros ha sido en los centros educativos; sin embargo, los convocantes no han conseguido su objetivo de paralizar la economía catalana. Tras la salida de más de dos mil empresas -una fuga que no se ha parado-, ni siquiera la mayoría de los independentistas está dispuesta a jugar con las cosas de comer. Lo cierto es que los trabajadores acudieron ayer a su puesto, la actividad empresarial y fabril no se detuvo y el consumo de electricidad no cayó. La jornada demostró que la ciudadanía espera mayoritariamente que el conflicto termine resolviéndose por vías políticas, de las que nunca debió salir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos