PLAZA PARTIDA

MANUEL ALCÁNTARA

Unavez roto el bipartidismo, hay que procurar que no se extravíen sus pedazos, por si nos pueden servir para otra vez. Siguen siendo más necesarias las alianzas que las condenas, pero seguimos siendo más duchos en castigar que en corregir. La opción preferida por los votantes del PSOE ahora resulta que es «un gran centro», por no llamarlo gente, ni pueblo. Un 51% de los consultados que han respondido a la consulta aboga por un pacto con Ciudadanos, con preferencia a un acuerdo con Podemos. Estamos gobernados por las encuestas y es primordial averiguar lo que queremos que pase, para que ocurra. Con las promesas rotas se podría hacer un vistoso jarrón, de esos que se esconden para que no los vea nadie. Susana Díaz, que ayer fue reelegida por los socialistas andaluces, ha dicho que la izquierda, sin especificar cuál de ellas, nunca fue nacionalista, pero el término «plurinacional», aprobado en el 39 congreso, se ha quedado fuera de la ponencia marco porque no cabía en el cuadro.

La plaza está muy dividida. Unos quieren pactar con Ciudadanos, otros con Podemos y los de más allá prefieren no aliarse con nadie. Estas permanentes trifulcas nos están permitiendo olvidar que una de los mayores icebergs de la historia del mar se está desgajando de la Antártida, como Cataluña de la historia de España, y de que hay el doble de inmigrantes y pateras que el año pasado. Salvamento Marítimo lleva rescatadas hasta 5.919 personas, pero hace falta un Salvamento Terrestre porque hay muchas pateras interiores que navegan en la tierra firme, aunque tiemble bajo sus pies.

Hay que estar alertados porque la respuesta a la decisión soberanista, o sea, independentista, les corre prisa a ellos y a nosotros. Habrá que ver en qué queda España cuando la parcelen. Quizá no nos guste mirarle a la cara. Por vergüenza ajena y propia.

Fotos

Vídeos