Pioneras en la educación

MARGARITA MÁRQUEZ PADORNO

Hace apenas un siglo, al amparo legal que permitía en España el acceso universitario y profesional sin distinción de sexo, las familias intelectualmente más avanzadas empujaron a sus hijas estudiantes a conquistar las aulas de educación superior. Fue un camino lento y costoso que, en apenas tres décadas, trajo logros y resultados espectaculares para sus protagonistas y la sociedad en la que vivían. Muchachas de casi todas las provincias de España alcanzaban sus títulos de licenciadas y doctoras y comenzaban a codearse con los nombres más prestigiosos de la Edad de Plata de la cultura nacional, encontrando un merecido lugar entre ellos. También en la escena, el deporte y las artes. Si bien el tiempo y las circunstancias han arrinconado al olvido a muchas de las protagonistas de esta historia, se hace necesario devolver el brillo a sus nombres y reivindicar el lugar que nunca debieron dejar en nuestra memoria.

Fue sin duda la Residencia de Señoritas, dirigida por María de Maeztu, la institución que impulsó este avance que colocó a muchas mujeres en el nivel más alto de las disciplinas intelectuales y artísticas en el apogeo de la Edad de Plata de la cultura española. El grupo femenino de la Residencia de Estudiantes abrió sus puertas en Madrid en octubre de 1915. Fue el primer centro creado en España para fomentar la educación superior de las mujeres. Desde los dos edificios que originalmente ocupó en la calle Fortuny, la Residencia de Señoritas creció hasta ocupar los doce pabellones con los que contaba al final de sus días, 21 años después. Así, mientras que en su primer curso alojó a treinta alumnas, en 1936 tenía alrededor de trescientas residentes.

* Margarita Márquez Padorno, doctora en Historia de los Medios de la Comunicación Social, imparte hoy la conferencia 'Pioneras en la educación
La residencia de señoritas (1915-1936)', en el Ateneo Riojano a las 19.30 horas.

El grupo femenino de la Residencia, dependiente de la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, contó para su desarrollo con la colaboración de una entidad norteamericana creada también para promover la educación de las mujeres: el International Institute for Girls in Spain. La Residencia de Señoritas se convirtió en uno de los lugares de referencia de la cultura española y europea protagonizada por mujeres. Es sumamente significativo el progresivo aumento en el porcentaje de universitarias que se produjo entre su alumnado. En sus instalaciones se formaron e incluso desarrollaron sus actividades miles de estudiantes. Si bien muchas de ellas permanecen aún en el olvido, algunas han conseguido traspasar la barrera de desmemoria y en menor o mayor medida sus nombres evocan su labor pionera: María de Maeztu, Clara Campoamor, Victoria Kent, Josefina Carabias, Zenobia Camprubí, María Teresa León, La Argentinita, María Zambrano, Maruja Mallo...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos