Pacto contra la violencia machista

La lista de actuaciones incluye medidas de prevención desde el colegio, la mejor manera de prevenir futuros delitos

Ayer quedó ultimado el pacto de Estado contra la violencia de género, con participación de todos los partidos, que recoge una sonora demanda popular por la necesidad de actuar con todas las armas disponibles contra una lacra que en lo que va de año ha producido ya 32 muertes violentas, cinco más que en el año anterior. El pacto ha llegado tras seis meses de trabajo en subcomisión y está dotado con 1.000 millones de euros finalistas. El acuerdo es multidisciplinar y contempla el problema de modo integral. Se amplía el concepto de violencia de género hasta más allá de lo que establece el convenio de Estambul de 2014, de modo que quede protegida como víctima quien sufra abusos físicos, psíquicos o sexuales con independencia de que quien los cause sea o no su pareja o expareja; también se considera violencia de género la violencia sexual, la trata y la ablación del clítoris. La lista de actuaciones es amplia, e incluye medidas de prevención desde el colegio; en este sentido, la introducción de la formación en la escuela es una innovación esencial que puede convertirse en la mejor manera de prevenir futuros delitos. Asimismo, hay una ampliación sensible de la protección de las víctimas potenciales, incluso si aún no han interpuesto denuncia, y garantías de seguridad de los hijos. Una de las medidas más prometedoras, que ya se aplica en la comunidad valenciana, es la colaboración de los servicios médicos de atención primaria en la detección de signos de violencia contra la mujer. También se busca una solución para sortear la negativa de algunas mujeres a declarar contra su agresor por miedo u otras razones. El acuerdo debe ahora aprobarse el viernes en comisión y seguir el trámite parlamentario. Se trata, en definitiva, de un pacto de Estado cuya necesidad es perentoria y que no debe devaluarse con utilizaciones o protestas partidistas de ningún lado.

Fotos

Vídeos