Oposición nacionalista

El PNV no está dispuesto a aprobar los Presupuestos de Rajoy mientras siga el 155

El Aberri Eguna (día de la Patria Vasca) fue celebrado ayer por el PNV como cada Domingo de Resurrección, si bien el acto tuvo un carácter singular por la presencia inhabitual de representantes del nacionalismo catalán, el portavoz adjunto de JxCat en el Parlament, Eduard Pujol, y la alcaldesa de Calella y responsable de Relaciones Institucionales del PDeCAT, Montserrat Candini. Lo habitual había sido hasta ahora que el nacionalismo catalán acudiera al País Vasco el día del Alderdi Eguna, el último domingo de septiembre. El PNV aprovechó ayer la presencia de los catalanes para manifestar su solidaridad con los dirigentes encarcelados y para reiterar, por boca de su presidente, Andoni Ortuzar, que no negociarán los Presupuestos del Estado con el Gobierno de Rajoy en tanto se mantenga en vigor la intervención de la Generalitat. Es comprensible que el PNV muestre solidaridad hacia sus correligionarios catalanes, aunque sin duda no comparta su radicalidad, entre otras razones, porque otros sectores del independentismo vasco están intentando explotar la crisis catalana en provecho de sus posiciones. Pero, además, Ortuzar, que criticó abiertamente el «nacionalismo rancio» que, a su juicio, ha revivido en el Estado en los últimos meses, aludió a la inquietud que le produce el ascenso de Ciudadanos, que quiere «pescar en río revuelto» y «trepar al poder», una hipótesis «muy mala para Euskadi». El antinacionalismo beligerante y las declaraciones del partido de Rivera en relación al concierto y al cupo son recibidos con preocupada hostilidad por los peneuvistas. De la intervención del PNV de ayer en Bilbao y de la de la izquierda abertzale en Pamplona, también bajo la estelada catalana y con críticas al Estado, se desprende que, si bien no cabe prever un efecto contagio de la crisis catalana al País Vasco, el nacionalismo democrático ve con gran incomodidad los acontecimientos ligados al 'procés' catalán y, desde luego, no parece dispuesto a contribuir a la estabilidad del Gobierno de Rajoy apoyando las cuentas públicas mientras el conflicto y el artículo 155 sigan. Aunque quizá debería considerar, desde su particular punto de vista, que el bloqueo a Rajoy le debilita, por lo que favorece los intereses futuros de Ciudadanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos