La opción López Obrador

Asumida generalmente como inevitable por la totalidad de las encuestas y lo visto en la campaña electoral, la eventual victoria de Morena (Movimiento de Regeneración Nacional) volverá a desalojar del poder al casi inmortal PRI (Partido Revolucionario Institucional), una fuerza que sólo dos veces había perdido la elección presidencial en México desde su fundación en 1929. Todo esto sucede cuando en Washington gobierna un presidente norteamericano que no vacila en desafiar al país con sanciones y represalias si no hace lo que se le indica. Que esta beligerancia tan crudamente expresada ha beneficiado a los aspirantes percibidos como más nacionalistas y vigorosos es seguro, pero puede afirmarse que la nación al completo, esté quien esté en la residencia presidencial de Los Pinos, se dispone a seguir la batalla con el vecino del Norte. Este escenario de confrontación estuvo presente en la campaña, pero no influyó tanto como las promesas de mejora social y la lucha contra los narcotraficantes hechas por el campo de López Obrador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos