NUEVA POLÍTICA VIEJOS USOS

MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ - EL TRAGALUZ

Si las procelosas aguas del 'bipartidismo' riojano distan mucho de bajar tranquilas, las de los partidos que vinieron a cambiar la política no dejan de ser menos tormentosas. Con sorprendente rapidez, los comienzos de Podemos, con la anulación de la lista encabezada por Raúl Ausejo bajo la acusación de fraude en las primarias, no aventuraban nada halagüeño. Les ha bastado media legislatura y un anulado 'informe Cantabrana' para saltar por los aires. Prácticas a las que no son ajenos en Ciudadanos: la directiva regional elegida en el 2015 ejerció poco más de 6 meses. Papeles de Panamá, contratación irregular de una de sus ediles de Logroño y denuncia judicial por la expulsión de un fugaz dirigente adornan la aportación de Cs a la vida intrapartidaria riojana.

Podemos y Ciudadanos han imitado a los partidos de siempre. Basta recordar la sangría del PSOE de La Rioja con la destitución de la ejecutiva de Logroño del 2012, que fue aireada por los tribunales poco más de un año después. Pero que no desesperen los políticos morados y naranjas que todo se arregla. Hoy se sienta en la dirección de Francisco Ocón una de las firmantes de aquella solicitud de medidas cautelares. Si bien más 'integradora' se ha mostrado en su dirección Beatriz Arraiz con cuatro miembros de aquel comité, de los que tres firmaron llevar al partido ante la Justicia por una decisión tomada por Ocón y la propia Arraiz. Y sin llegar a los juzgados, en los cuales ya están por causas muy graves a nivel nacional, el PP riojano, tras años de autoridad omnímoda, dirime entre cuchillos asuntos de poder a cuenta de las juntas locales.

Y luego se preguntan sobre el descrédito de los partidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos