Menos niños en el cole

Faltan niños, sobran pupitres. El descenso de la natalidad en La Rioja unido a la salida de la población inmigrante, bien por su retorno a los países de origen bien por su localización en otros destinos, ha restado un millar de alumnos a las aulas del segundo ciclo de educación Infantil (alumnos de 3 a 6 años) el último quinquenio. En el reciente proceso de selección de colegio para niños de primero de Infantil para el próximo curso, sólo 7 de los 21 centros públicos de Logroño aumentó o, al menos, igualó el número de matrículas registradas en 2012. En el caso de los 15 colegios concertados de la capital, cinco han igualado o mejorado la matriculación de hace un lustro. En el resto de la región, el panorama no es más halagüeño y la inquietud por la viabilidad de algunos centros sólo encuentra consuelo en la política contra el despoblamiento del medio rural, que entiende imprescindible fijar la oferta educativa para el mantenimiento de la población. La Administración educativa asegura que no habrá cierre de unidades, «al menos de momento». No obstante, no falta quien justifica la inquietud en ese sentido en el medio plazo. En el otro lado, el de los optimistas, la reducción de alumnado se observa como una oportunidad para mejorar la calidad de la enseñanza al disminuir la ratio de alumnos por aula y profesor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos