El músculo del turismo

El verano ha entrado este año con unas previsiones turísticas inmejorables. Según la patronal Exceltur, el crecimiento de esta actividad será del 4,1%, superior al del PIB, que llegará al 3%. El año pasado, el turismo había crecido un 22% con respecto al volumen anterior a la crisis, y en 2017 se batirán todos los récords. La patronal insiste sin embargo en recordar que estos datos extraordinarios se deben a factores excepcionales: tenemos 12 millones de turistas 'prestados' (que huyen de la conflictividad de otros destinos); además, influye el abaratamiento de los carburantes, que repercute en el precio de los viajes; y la política expansiva del BCE dinamiza las grandes economías. Por ello, deberíamos prever el futuro, optar por una diversificación de la demanda y por incrementar la variedad de la oferta, limitando la de sol y playa. Una reconversión sensata estabilizaría el sector y nos dejaría algo más a salvo de la coyuntura. Finalmente, es urgente una racionalización del sector para minimizar el impacto negativo que produce sobre el territorio. No es tranquilizador el hecho de que los barceloneses, por ejemplo, consideren que el turismo es su principal problema.

Fotos

Vídeos