MODUS OPERANDI

CARMEN NEVOT - ARRANCHAR A SON DE MAR

Al otro lado del Ebro se cuecen habas. Recién zanjado el conflicto que durante 25 años ha tenido a La Rioja y al País Vaco con las espadas en alto, la historia se repite. ¿El motivo? La vacaciones fiscales que, en la práctica, eran un modelo de gestión que ejercían en la comunidad vecina y que consistía en lanzar el anzuelo con el mejor cebo a la linde para captar buena parte del tejido empresarial con jugosas ayudas e impuestos mucho más ventajosos. La estrategia les funcionó y varias empresas movieron su sede. Ramondín fue una de ellas, pero no la única, y en 1999 se trasladó a 5,9 kilómetros de Logroño al polígono Casablanca, en Laguardia.

La deslealtad les salió cara a nuestros vecinos. Tribunal tras tribunal hasta llegar a la Unión Europea tumbaron y multaron su 'modus operandi' que no era otro que conceder las mencionadas ayudas a la inversión e instalación de nuevas empresas.

En el 2009, José Luis Rodríguez Zapatero necesitaba el apoyo del PNV para sacar adelante los Presupuestos del 2010. Nuestros vecinos salían agraciados con un blindaje, el del concierto vasco. En aquella ocasión, la representación parlamentaria socialista de La Rioja en el Congreso, César Luena y Remedios Elías, acataron la disciplina del partido y dieron su sí sabiendo que el 'Gordo' repercutiría negativamente en los intereses de La Rioja. Ahora, ocho años después, la historia se repite y a partir de hoy, el futuro de La Rioja podría resultar amenazado con otro cupo vasco que, de antemano, apoyarán Ciudadanos y por supuesto el PP, y del que, amparándose en él, podrían salir normas claramente ventajistas para aquellos que se instalen al otro lado del Ebro. ¡Qué hartazgo!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos