Modificación de tapadillo

El Ayuntamiento de Logroño camufló, entre los acuerdos adoptados en la Junta de Gobierno del pasado 21 de febrero, una modificación urbanística relevante: la autorización para elevar en tres pisos más, aunque sin aumentar la edificabilidad, las viviendas en los 31 PERI de reconversión industrial repartidos por toda la ciudad. Del asunto no se informó a la prensa, pese a su indudable impacto, y el equipo de Gobierno se limitó, como es preceptivo, a colgar la resolución en el tablón telemático de 'exposición pública'. Tras la publicación de la medida el pasado domingo en las páginas de este periódico, cuando ya había expirado el plazo legal de exposición, PSOE y Ciudadanos reaccionaron sorprendidos y anunciaron ayer que se opondrán a la medida si ésta se adopta de manera generalizada, sin un estudio detallado de cada caso particular. El PP insiste, por su parte, en que se trata de directrices generales que permitirán obrar con una mayor agilidad. Con independencia de las razones esgrimidas por unos y otros, un asunto de esta indudable relevancia no debió aprobarse de una manera tan escondida, como si se quisiera hurtar al debate público, sino que tendría que haberse planteado abiertamente, con toda profusión de argumentos y detalles, y tal vez en el marco de una revisión más profunda del Plan General Muncipal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos