Miscelánea de cosas que no entiendo (XIV)

JULIO ARMAS

De lo que aconsejaron al conde Lucanor. Ya se saben la historia. Un padre con su hijo sacan el burro para ir al mercado. Padre e hijo van andando, llevan al burro del ronzal y la gente dice que hay que ser muy tonto para ir andando teniendo un burro. En resumen, mal. Padre e hijo se montan en el burro y la gente dice: pobre burro. En resumen, mal. Se monta el padre y el hijo va andando, y la gente dice: qué pobre hijo. En resumen, mal. Y se monta el hijo y se baja el padre y la gente llama jeta al hijo. En resumen, mal. El cuento termina diciendo al conde: «Por eso debes estar seguro de que nunca harás algo que todos aprueben, pues si haces alguna cosa buena, los malos y quienes no saquen provecho de ella, te criticarán. ¿Por qué les cuento esto?, porque el PSOE, los independentistas del PDeCAT y la confluencia catalana de Podemos, En Comú, pidieron al ministro del Interior rendir cuentas por la actuación policial en la final de la Copa del Rey en la que se confiscaron ciento noventa y nueve camisetas amarillas (199, todo un problemón) a varios espectadores. En resumen, mal. Como las camisetas se confiscaron no por ser amarillas sino por los mensajes políticos que contenían, de no haberse confiscado se habría vulnerado la Ley del Deporte y el Reglamento de la Real Federación Española de Fútbol que dice que se impide la exhibición de símbolos políticos en los estadios. En resumen, mal también. Por lo tanto, ¡en qué quedamos...! Casi mil años después, lo del conde Lucanor sigue de plena vigencia... «por eso debes estar seguro de que nunca harás algo que todos aprueben...» nada hay nuevo bajo el sol.

De lo que dicen las cifras. Según las cifras publicadas en nuestro periódico, La Rioja sigue restando población por sexto año consecutivo. No es eso lo peor. Lo peor parece ser que ni con el incremento colectivo de extranjeros se frena la sangría demográfica de la región. O sea, que nos estamos quedando solos... como los de Tudela. Hay que tener tranquilidad. Teniendo aeropuerto y estación de tren, en cuanto tengamos trenes viajando y aviones aterrizando, esto va a ser la repera. Ya verán, ya.

De presitos. Asociaciones independentistas catalanas como ANC y Òmnium Cultural hace poco colocaron celdas (como pajareras gigantes) en muchas de las plazas de Cataluña. El propósito de las mismas era que aquellos niños que lo solicitasen, pudieran sentirse como los políticos en prisión. Así ha ocurrido en Balaguer (Lleida), por ejemplo. No sé por qué lo harán, pero si es para demostrar a las criaturas que poco a poco los independentistas pueden acabar en la cárcel... no me parece mal.

De recuperaciones económicas. Hace ya un mes que el consejero de empleo decía en las páginas de nuestro periódico: «La recuperación económica llega a las familias riojanas». ¡Bien! Algunos días después la Cámara alertaba de que La Rioja «sigue sin aprovechar el ciclo de recuperación» ¡Mal! O sea, que cuando pitos flautas, cuando flautas pitos. La recuperación llega pero la dejamos pasar de largo ¿Quién lo entiende?

De botones y otras tecnologías. Leí hace poco a propósito de una votación previa para eso de los Presupuestos Generales del Estado: Un diputado vota «por error» en contra de las enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado y rompe el empate. Todo fueron críticas. Pues ya está bien, digo yo, de meterse con los pobres políticos. Sí, bien, vale, de acuerdo, al parecer este diputado se equivocó de botón al apretar y por ello la opinión pública se le echó encima. Pues hay que ser más considerado y no meterse tanto con los políticos. Piensen que la cosa no era tan fácil... había que apretar el botón que era.

De echarla gorda. Aamer Anwar, el abogado de la exconsejera catalana de Educación, Clara Ponsatí, actualmente requerida por la Justicia española, ha declarado a un diario independentista escocés que si su cliente es extraditada a España «se enfrentará a una sentencia de muerte». ¡Ostras! Un pelín exagerado este abogado escocés de origen paquistaní ¡De echarla... gorda! Y es que Dios los cría y ellos se juntan... como dicen en mi pueblo.

Y aquí ceso. Hasta el domingo que viene, si Dios quiere, y ya saben, no tengan miedo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos