Miscelánea de cosas que no entiendo (XI)

JULIO ARMAS

. Acabo de leer que esta desgraciada sequía está siendo la responsable de que los pantanos estén sólo al 17% de su capacidad. Mala cosa es esta. Dicen que un sacerdote dijo a sus fieles en la homilía del domingo: «Antes, cuando había sequía, sacábamos al santo y aquí paz y después Gloria. Luego vinieron diciendo que esto de sacar al santo era una paparruchada y que lo que había que hacer era construir pantanos, así que se dejó a los santos en los altares y se construyeron los pantanos. ¿Y ahora...?, ahora que tenemos pantanos... qué hacemos, ¿sacar al santo? No entiendo que no se entienda que lo mejor sería establecer un buen plan hidrográfico, construir pantanos, hacer transvases... y sacar al santo. Lo que abunda no estorba.

. La última que vi fue la del miércoles 15 de noviembre. Si ustedes no la vieron no sufran, pueden ver cualquier otra, insulto arriba, injuria abajo, son todas más o menos iguales. ¿Quieren saber en qué consiste esta historieta?, pues verán, les cuento: a la hora prevista comienza el cortejo de los paladines y los señores congresistas van ocupando sus asientos. Cornetas y tambores, tatachín, tatachán en el «hemicirco» va a comenzar el espectáculo. La jugada, poco más o menos, se basa en lo siguiente:

PREGUNTADOR: Normalmente es un congresista de la oposición. Se levanta de su asiento, sube el micrófono y hace una pregunta a un ministro. Una pregunta que para que vaya preparado ya le han dicho al ministro correspondiente que se la iban a hacer.

PREGUNTADO: Mientras el preguntador baja el micrófono y se sienta, el preguntado se levanta, sube el micrófono y responde algo que hay veces que hasta tiene que ver con la pregunta que le han hecho. Una vez respondida, baja el micrófono y se sienta.

PREGUNTADOR: Hasta este momento no ha estado haciendo ni puñetero caso de lo que le ha contestado el ministro preguntado, porque lo que a él le interesa es leer lo que ya trae preparado como respuesta a la respuesta obtenida a su primera pregunta. Después de soltar el rollo, baja el micrófono y se sienta.

PREGUNTADO: Se levanta, sube el micrófono y contesta a la contestación que el preguntador acaba de contestarle. Una vez medidos los tiempos, baja el micrófono y se sienta.

El protocolo ha quedado cubierto. La pregunta ha quedado respondida. Todos han echado su cuarto a espadas. Como en la tombolita de los hermanos Benito, otro tira y se divierte... Así va esto y así nos va. No lo entiendo.

. Terminada aquella consulta ilegal del 9-N del año 2014 salió el señor Mas en televisión diciendo que no se molestaran en buscar culpables, porque allí el único culpable que había era él. Ahora, unos tres años después y cuando hay que soltar la «mosca» vuelve a salir el señor Mas en la tele pero ahora para decir que, aunque el que invitó a la fiesta fue él, lo mejor sería pagar la fiesta a escote. No lo entiendo. ¿En qué quedamos?

. El castellano es un idioma maravilloso, algún domingo les hablaré de eso, pero lamentablemente hoy no es que estemos viendo que se hable mal, es que estamos viendo que, aunque parezca increíble, se habla mal a propósito. Verán, les pongo tres ejemplos. Uno: los de siempre dicen que en España hay presos políticos. El término es erróneo. No hay presos políticos, hay políticos presos. No es lo mismo. Se lo explico, pasa como lo de que una taza de té , no es lo mismo que una tetaza. Dos: los mismos de antes dicen que el señor Puigdemont está en el exilio. Nada, otra vez erróneo. Un exiliado es alguien, según el diccionario, que ha tenido que abandonar su patria generalmente por motivos políticos. El capitán Araña de Puigdemont no está exiliado, sencillamente se ha fugado de la acción de la Justicia. Tres: La señora Rovira, hablando de las elecciones del 21-D, dice «este es el referendo que ellos no se han atrevido a pactar». Nada, mal otra vez, esta buena mujer confunde (¿me imagino que sin ninguna malicia verdad?) referendo con elecciones. No lo entiendo.

Y podría seguir, es más seguiré, pero no ahora. Así que pasen buena semana, no se desesperen, hasta el domingo que viene, si Dios quiere, y ya saben, no tengan miedo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos