San Millán, un éxito colectivo

«La declaración de los monasterios de San Millán tuvo algo de fundacional, de regalo que acompañase a la mayoría de edad de nuestra comunidad autónoma, que vio en este enclave tan especial un símbolo identitario ya desde el proceso autonómico»

Para un riojano, la universalidad de los monasterios de San Millán de La Cogolla, el de arriba y el de abajo -Suso y Yuso-, ya estaba contenida, latente, entre los venerables muros que contienen su legado. Una paciente custodia había arropado durante un milenio los elementos excepcionales y únicos que puede contemplar el visitante que se acerque a verlos. Allí, a los pies de los montes cogollanos, se ha conservado hasta nuestros días una vida monástica ininterrumpida; allí, en el de Suso, se consignaron en magníficas glosas los orígenes escritos de nuestro idioma; allí, siglos más tarde, vivió y escribió el primer poeta de nombre conocido en nuestro idioma, Gonzalo de Berceo; y allí, en Yuso, queda como testigo de toda aquella importantísima labor cultural su magnífica biblioteca. Pero fue hace veinte años cuando dichos elementos recibieron el más alto reconocimiento cultural: ser declarados Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

La declaración de los monasterios de San Millán tuvo algo de fundacional, de regalo que acompañase a la mayoría de edad de nuestra comunidad autónoma, que vio en este enclave tan especial un símbolo identitario ya desde el proceso autonómico, que lo eligió como lugar íntimamente ligado al proceso constituyente de nuestro Estatuto de autonomía, llamado precisamente «el estatuto de San Millán».

Para conseguirlo, la sociedad y las instituciones fueron de la mano, guiados por un entusiasmo común, sabedores de estar construyendo región con letras unciales, como aquellas que pueden encontrarse en su extraordinaria colección de códices. Particulares, asociaciones, ayuntamientos y otros estamentos políticos llevaron su propuesta a lo más alto, potenciados por los medios de comunicación en tal intensa tarea. En este sentido, Diario La Rioja apoyó sin reservas la propuesta y ahí queda una entrañable hemeroteca para dar fe de todas aquellas jornadas que culminaron el 4 de diciembre de 1997, con la celebración en Nápoles de la Convención Mundial de la UNESCO, hace ya veinte años justos.

En aquella Convención de Nápoles se escuchó hablar en castellano por primera vez en la historia, hecho que fue recibido con tremenda emoción por parte de otros países de la esfera hispanohablante que también acudieron a la cumbre. A partir de allí, La Rioja dio un salto cualitativo y transformador sin parangón. Con la declaración, se puso en el mapa de las regiones de España con bienes considerados Patrimonio Mundial; se puso en marcha un recurso turístico y cultural de primer orden, con sus cientos de miles de visitantes anuales y los múltiples proyectos científicos acogidos por el Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (CILENGUA). También se estrecharon los vínculos institucionales entre La Rioja y la Casa Real, que preside honoríficamente el Patronato de la Fundación San Millán de la Cogolla en la persona de el entonces Príncipe y hoy Rey de España, Felipe VI. Y, finalmente, se dotó a nuestra comunidad autónoma de una seña de identidad -la vinculación con los orígenes de la lengua española- que desde entonces forma inseparable binomio con el patrimonio identitario que nos da la cultura vitivinícola.

Todos fuimos San Millán hace veinte años. Y hoy todos somos más riojanos y más universales gracias a San Millán veinte años después. Aquel esfuerzo, aquel salto cualitativo, acompañado también por la creciente universalidad de la lengua española, han proyectado mundialmente nuestra tierra. Desde la despaciosa labor de las manos de los monjes que copiaban los manuscritos hasta la vibrante realidad comunicativa actual, La Rioja ha avanzado hasta ser un territorio del siglo XXI, con un futuro brillante y prometedor orgulloso de unas raíces históricas que poder ofrecer al mundo entero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos