SU MEDIO GAJO

CARMEN NEVOT - ARRANCHAR A SON DE MAR

Martina ha empezado el año con la voluntad firme de dar un giro a su vida y abandonar esa soledad impuesta que la tiene amargada. Durante las doce campanadas hizo todo el ritual. Incluso se puso unas braguitas rojas que conserva de la juventud, aunque sólo las aguantó unos minutos porque a estas alturas las costuras le oprimen tanto que la sangre apenas le circula por los muslos. Metió la única sortija de oro que tiene en la copa de cava y el primer paso del nuevo año lo dio con el pie derecho... Siguió todas las recomendaciones para estimular la suerte en este 2018.

Su propósito es más firme que nunca. Quiere encontrar un novio que le acompañe los años que le queden, una persona con la que comentar las noticias, con quien hablar de Cataluña, el brexit, las Campos y el modelito de la Pedroche. Está harta de escuchar el eco de su voz rebotando en las paredes de su casa para disfrazar su destierro. Así que ha decidido encomendarse a Carlos Sobera para que le encuentre si no su media naranja, al menos su medio gajo, que ya no está para exigencias, y sacudiéndose la vergüenza que le produce le ha pedido a Toñi, la de los ultramarinos de abajo, que envíe su solicitud a First Date por Internet, que de estas cosas de ordenadores no entiende ni 'papa'.

Ahora sólo tiene que esperar pacientemente a que le llamen, pero desde que dio el primer paso de su nueva vida -siempre con el pie derecho- tiene otra ilusión, otro estímulo para levantarse por las mañanas soñando con que le encuentran a su Felipe González y se sienta a la mesa frente a él poniéndole ojitos. Mientras tanto espera y espera sin despegarse ni un minuto de su teléfono móvil, que nunca se sabe...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos