Medio Ave

De la Serna anuncia una conexión de AVE entre Miranda y Logroño y reformas que mantienen el ancho de vía actual hasta Castejón

Es innegable que Íñigo de la Serna despejó ayer en Logroño las dudas que sobre la llegada del AVE a La Rioja han ido dejando por inacción sus antecesores Pepe Blanco y Ana Pastor. El ministro anunció que el ingenio ferroviario llamado a vertebrar el país llegará, en efecto, a esta región, pero descubrió que lo hará desde el oeste, por Miranda de Ebro. Y de sus explicaciones se desprende más allá de toda duda razonable que la de Ábalos se convertirá en una flamante estación con Logroño como punto final del único párrafo que la alta velocidad escribirá entre el Ebro y la Demanda. Avanzó De la Serna con profusión de detalle hasta cuatro alternativas que maneja su departamento para desarrollar un plan que suena a novedoso, y que lo es también en tanto que olvida una solución técnica de similares capacidades para el tramo Logroño -Castejón que ni aparece en la planificación que para el nuevo mapa ferroviario maneja el Ministerio ni se le espera. Negro sobre blanco, el soñado corredor del Ebro se diluye en una infraestructura que se manejará con un inesperado y cuestionable doble gálibo (ancho de vía): uno europeo -alta velocidad- entre Miranda y Logroño; y otro ibérico (el actual), para llevar el tren, aunque no se sepa con certeza qué tren, desde la capital riojana hasta Castejón de Ebro, ya en el vecino territorio foral. Con semejantes descubrimientos, si la cuestión nuclear del debate sobre las infraestructuras ferroviarias se ceñía a la mera llegada del AVE a La Rioja, puede afirmarse hoy con razón que De la Serna ha dado un paso más allá con un compromiso novedoso y concreto. Mas si el reto era, y sigue siendo, que La Rioja sea partícipe de las sinergias que desprenderá el corredor Cantábrico-Mediterráneo, ahí nos ha dejado a medias el ministro. Ahora, los ciudadanos y el Gobierno regional pueden saludar la visita del titular de Fomento y su lenitivo anuncio, sin fecha, dicho sea de paso, de un AVE a medias, que es lo mismo que medio AVE, para La Rioja. O mantener encendida una reivindicación para encontrar una respuesta justa al incuestionable déficit de la región en el capítulo de infraestructuras ferroviarias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos