MÁS MADERA

LUIS J. RUIZ

Ayer se cumplió una semana. El pasado martes jueces y fiscales se sumaron a la huelga convocada por todas sus asociaciones profesionales. Su lista de reclamaciones es larga (y no solo económica), han venido situando la independencia judicial como pilar fundamental de sus reclamaciones y exigen al ministro de Justicia, Rafael Catalá, que les escuche de una vez, que ya llevan un tiempo esperando.

Ayer, una semana después de que la Justicia dijera basta, recibieron la primera respuesta a sus peticiones: más madera. ¿Se acuerdan de la película 'Los Hermanos Marx en el Oeste'? En una de sus míticas secuencias, al grito de 'Más madera', Groucho y compañía se empeñan en hacer funcionar un tren... quemando el propio tren hasta reducir a escombros los vagones.

Esa parece ser la medicina para el sistema de judicial. La estrenó el propio Catalá con la sentencia de 'La Manada' poniendo en duda la capacidad de uno de los magistrados. La cosa no ha quedado ahí. Ayer le tomó el relevo la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, en la comisión del Congreso que investiga la financiación del PP. Los dardos fueron para los redactores del fallo de la Gürtel. Dejó claro que no le gusta un pelo la sentencia y que tampoco tiene problemas en saltarse la separación de poderes para cargar contra los jueces (argumentos poco jurídicos y tendenciosos) y concluir que por mucho que lo diga una sentencia, no existió 'Caja B'. ¿Acaso los jueces son infalibles?, preguntó a los presentes.

En eso tiene razón. No lo son. Pero tampoco es necesario lanzarlos a la hoguera... salvo que el objetivo sea reducir a escombros todo lo que escapa de su control.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos