Lluvia de millones y un tren caducado

«Los riojanos volvemos a quedar en fuera de juego gracias, entre otros, a los cuatro diputados y otros tantos senadores que avalan con sus votos y un silencio atronador que el País Vasco continúe reforzando sus ventajas fiscales»

La marginación y el olvido de las necesidades de La Rioja en materia de infraestructuras, fiscalidad y empresas por parte del Gobierno central y los partidos con sedes en Madrid y Barcelona sube de nivel, llegando a unos extremos para algunos denigrantes. Hemos visto como el cupo vasco se aprobaba, primero vía Presupuestos del Estado y después en el Congreso. Los cuatro diputados electos por La Rioja, una vez más, han levantado la mano sin pensar ni por un minuto en las consecuencias que tiene para La Rioja aprobar una fiscalidad única para Euskadi que perjudica de forma brutal el crecimiento empresarial, económico y social de nuestra comunidad. Los cuatro diputados que los riojanos votamos para acudir a defender y a trabajar por La Rioja volvieron a convertirse en meros números que acatan las órdenes de sus sedes centrales sin ser capaces de exigir un trato igualitario para los riojanos. El PNV vuelve a hacer valer el peso de sus escaños (votos) en Madrid y consigue una lluvia de millones para el País Vasco, lluvia de millones en forma de devolución económica y gestión directa de impuestos y políticas de empleo. Con este nuevo regalo del Gobierno central, avalado por los grandes partidos centralistas, el Gobierno vasco anuncia la rebaja del Impuesto de Sociedades, que vuelve a subrayar el enorme efecto frontera con la humilde comunidad autónoma de La Rioja. Los riojanos volvemos a quedar en fuera de juego gracias, entre otros, a los cuatro diputados y otros tantos senadores que avalan con sus votos y un silencio atronador que el País Vasco continúe reforzando sus ventajas fiscales.

Quiero recordar que era no hace demasiado tiempo cuando Pedro Sanz o César Luena, entre otros, ponían el grito en el cielo (y las demandas en Europa) para anular el blindaje vasco. Sin embargo, pocos años después el Concierto Económico Vasco sale reforzado con los votos de aquellos que tanto se quejaron. Parece que no es lo mismo pisar las tierras riojanas que las grandes alfombras del Congreso o del Senado. Lamentablemente, mientras los diputados riojanos votaban a favor del cupo vasco y de reforzar las ventajas de la comunidad vecina, se conocía que el Ministerio de Fomento había dejado caducar el informe de impacto ambiental para el tramo riojano de alta velocidad entre Castejón y Logroño, que ratifica lo que el PR+ viene diciendo hace años: la alta velocidad nunca ha estado prevista en Madrid para La Rioja y sí su desvío por Navarra para conectar con la Y Vasca y la salida hacia Europa. En la misma semana, el Partido Riojano revelaba que Fomento impulsa un corredor de alta velocidad para mercancías que pasará por Burgos, Bilbao, Pamplona y Zaragoza, dejando La Rioja como la gran isla del corredor del Valle del Ebro. Y no hemos visto a ningún diputado o senador riojano en Madrid exigir de forma inmediata las inversiones necesarias para el corredor de alta velocidad de pasajeros y mercancías por La Rioja. Estaban más preocupados en levantar la mano a favor del cupo que es lo que les han ordenado sus sedes centrales. En la misma semana que llueven millones en Euskadi, descarrila el tren a La Rioja. Esa es la realidad que tenemos, que votamos y que sufrimos.

El silencio del Gobierno de La Rioja es también tan triste como inmenso. Ni una sola palabra para exigir el mismo trato fiscal. Ni una palabra en defensa de los empresarios riojanos que van a pagar más impuestos porque los diputados riojanos son incapaces de elevar la voz para pedir cuando menos igualdad. Ni una palabra para decirle al ministro de Fomento que ya vale de obviar a La Rioja en el tren de alta velocidad, de hurtar a los riojanos unas carreteras dignas y de que esta región cuente en los Presupuestos del Estado.

Porque luego queremos que vengan empresas e inversiones a La Rioja. Cualquier empresa que quiera hacerlo, se encuentra sin infraestructuras, con unos impuestos mayores que en el País Vasco y con unas ayudas ínfimas porque no podemos competir con los vecinos a los que les llueven los millones por hacer valer sus votos en Madrid. Cuando el PNV manda sus diputados a Madrid los hace volver con grandes infraestructuras y con nuevas ventajas en las maletas. Los riojanos, cuando mandamos a los nuestros ya sabemos que van a cumplir órdenes. En el Partido Riojano llevamos años diciendo que la fuerza de La Rioja reside en la unidad de todos para hacer fuertes nuestras reivindicaciones, que van camino de convertirse en un libro histórico que muchos leen y nadie defiende.

Señores, tenemos cupo vasco, infraestructuras para todos (menos La Rioja) y ahora toca revisar la financiación autonómica. Lo digo hoy, a qué no saben en favor de quién van a votar los diputados y senadores electos por La Rioja... Pues eso. Comencemos a pensar para quién La Rioja existe y a quién tenemos que enviar a Madrid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos