EL QUE NO LLORA

CAUTIVO Y DESARMADO - PABLO ÁLVAREZ

Los riojanos no lloramos. O lo hacemos bajito. No sé si nos serviría de algo hacerlo, porque al fin y al cabo somos cuatro y uno que toca el tambor. Pero no estaría mal probar, de verdad. Porque haciendo lo que estamos haciendo ahora no nos acaba de ir muy bien.

Hablo de las cosas del dinero, que son las únicas que sirven para determinar si un político sólo gasta palabras o si además tiene intenciones. Fíjense ustedes: La Rioja lleva dos años seguidos siendo la comunidad en la que menos sube el PIB. Y, sinceramente, cada noticia económica que vemos es peor que la anterior; entre todos los numeritos nos dibujan la imagen de una comunidad que no va a ninguna parte buena.

Sí, ya sé que eso de quejarse de que papá le da al tato más dinerito que a ti es de niño tonto y malcriado. Pero es que las cuentas son las que son. Después de que el año pasado Rajoy le asegurara al País Vasco nada menos que 1.300 kilos más de ingresos fiscales, este año le ha subido los ingresos en inversión el 32%, hasta los 509 millones de euros. Mientras tanto, a nosotros lleva dos años bajándonos la paga, este año el 16%.

Sinceramente, hay que tener mucha capacidad de ponerse de perfil para decir que estas cosas son buenas para La Rioja. Yo, por lo menos, me apunto las palabras del delegado del Gobierno, señor Bretón: este año había menos dinero porque se han acabado unas obras, y como están redactando proyectos para hacer otras, el año que viene las cosas subirán.

Pues ojalá, señor Bretón. Pero sino es así, acépteme una petición: llore un poco. Y hagámoslo los demás. Que esto no va bien.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos